<Sábado, 2 de abril 2011


NO QUIERO MORIR

Nunca en mi vida, había tenido tantos pensamientos suicidas como en estos últimos meses, pero nunca tantos como en estos últimos días. Si me suicidase enfrente de la conserjería de bienestar social, a plena luz del día, en la Semana Grande de la ciudad y se produjese un debate público en la radio o en la televisión, ya me imagino al locutor preguntando; ¿que está pasando?, ¿como poder detectarlo? o ¿como poder evitarlo? Quizás, si me matase mañana, algunas personas con-casa acabarían opinando sobre la necesidad de contratar a más psicólogos o psiquiatras para los sin-techos, como si estos fueran a ser capaces de resistir mejor que nosotros esta mierda, sin volverse locos y dándome la razón. O quizás, si me matase mañana, a nadie le importaría ni un poco, que esto sería lo más seguro.

frase-el-pensamiento-del-suicidio-es-un-poderoso-medio-de-consuelo-con-el-se-logra-soportar-mas-de-una-nietzsche-123792

No aguanto más despertar en el coche. No aguanto más andar todos los días hasta El Coto. No aguanto más estar la mañana en milsoles. No aguanto más comer en la cocina. No aguanto más estar dando vueltas. No aguanto más el ambiente en los Capuchinos. No aguanto más estar en la calle cuando oscurece. No aguanto más cenar en la cocina. No aguanto más la oscuridad. No aguanto más dormir en el coche. No aguanto más las semanas laborales de lunes a viernes. No aguanto más que no pasen las horas. No aguanto más los minutos que no terminan. No aguanto más los segundos. No aguanto más ir con mucha ropa cuando hace sol. No aguanto más mojarme por la lluvia. No aguanto más el viento. No aguanto más el ruido. No aguanto más las peleas. No aguanto más la envidia. No aguanto más la indiferencia. No aguanto más a los viandantes. No aguanto más a ninguno de los trabajadores. No aguanto más a las monjitas. No aguanto más a los transeúntes. No me aguanto más a mi mismo.

No veo ninguna salida en este pozo de pobreza, aunque quisiese retirarme de esta lucha absurda en la que me metí. Pensar en salir, me cansa solo de volver a pensarlo sin que haya variado en nada la situación, desde hace un año, la primera vez que lo pensé. Pensar en alguna solución es una derrota personal, solo en pensar en proponerme pensarlo. Pensar no me ayuda y me entristezco por pensarlo asi. Pensar tanto no es bueno y no tengo nada mejor que hacer, más que pensar en ello. Ojala fuese un inconsciente que no pensase, pero es que desde que despierto en el coche, hasta que salgo, mientras espero a que abran milsoles, cuando estoy en milsoles, mientras espero a que abran la cocina económica, cuando salgo de la cocina económica, mientras espero a que abran capuchinos, cuando estoy en capuchinos, mientras espero a que abran la cocina económica, cuando salgo de la cocina económica y mientras estoy tumbado en el coche, cuando solo espero quedarme dormido, solo pienso en que no hay ninguna salida en este pozo de pobreza.

A saber, como serán los pensamientos suicidas de otros transeúntes que estén en mi misma situación, tanto por la trayectoria, como por no ver el final de este camino. Yo nunca seria un anónimo suicida, Yo solo moriría adrede con una finalidad.


Anuncios

One thought on “<Sábado, 2 de abril 2011

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s