<Lunes, 25 de abril 2011


LO SIENTO

Este mes empecé hablando sobre mis pensamientos de suicidio y esta noticia, me deja más conmocionado que alarmado. Dicen que no hay dos personas iguales y tampoco existen dos ciudades iguales. Que Gijón tenga 43 suicidios, son muchos suicidas y muchas personas cercanas que estábamos alrededor de ellos y bajo su influjo, dejándonos su huella. El Medano donde viví dos años, en Tenerife, era el municipio que encabezaba los suicidios en la isla o en todo el archipiélago. Los especialistas lo achacaban al ruido enloquecedor que provoca el viento, que cuando conocí el dato y escuchaba su inconstante e irregular sonido cuando me encontraba triste, comprobaba la veracidad del dato y las consecuencias de ese ruido. En El Medano lo achacaban al ruido, aquí no se le achaca a nada.

Yo antes de suicidarme, primero rompo el escaparate de una tienda en la calle Uría, que me lleven detenido, le explicaría al Juez mi situación y lo que me empujo a ello, que si no me entendiese mis razones, conocería la UTE de Villabona. Es la única ilusión que tengo, mi única esperanza para salir de aquí. Yo no pienso en suicidarme.

santa_compana_pontevedra_01-05-1


“81 muertes violentas en Gijón en 2010″//elcomercio.es//25-04-11

Los forenses ordenaron el levantamiento de 93 cadáveres y efectuaron 125 autopsias y 48 dictámenes de muerte
 
“Los suicidios encabezan la negra lista de causas de muerte violenta en el concejo. 43 personas se quitaron la vida en 2010. «Las cifras se mantienen en los últimos años. No hay ninguna diferencia destacable», explica Alfredo Estébanez García, jefe de Patología Forense del Instituto de Medicina Legal de Asturias.
Son números «muy elevados» y hacen que Asturias lidere la estadística nacional. La mayoría de los suicidas (quince) murieron tras precipitarse desde una altura; otros catorce perecieron ahorcados; nueve, por ingesta de fármacos; dos, por arma de fuego; uno, por arma blanca; otro, por sofocación, y el restante, por sumersión.
Los forenses certificaron el año pasado un total de 173 defunciones, de las que 92 se desencadenaron por causas naturales y las otras 81 fueron violentas. De los 173 casos que tuvieron que ser vistos por los forenses, 121 fueron varones y 81, mujeres.
Aumentaron considerablemente los homicidios, pasando de uno en 2009 a cuatro en 2010: el camarero Rubén Sevillano, en febrero, en el barrio de Pumarín, a manos de dos individuos que le golpearon para robarle; el propietario de la cervecería Carvi, Juan Carlos Roces Gómez; y dos casos de violencia de género, los de Isabel González Pereira y María Dolores Rodríguez Braña. Los crímenes se concentraron durante el primer semestre del año.
El resto de muertes violentas, 34, se produjeron por accidentes. Dos fueron por caídas de empleados en sus puestos de trabajo; cuatro, por siniestros de tráfico; otros cuatro, por atropello en carretera; dos, por atropello de tren; cuatro, por caídas en hogares y la calle; tres, por intoxicación; ocho, por ingesta de fármacos (la mayoría recaídas de toxicómanos en proceso de deshabituación); dos, por atragantamiento (broncoaspiración); uno, por sumersión; dos, por aplastamiento y sofocación, y otro, como consecuencia de un incendio…”

No puedo evitar recordar y ver en esta cifra, la muerte de Agus, el camarero del pub “la niña de azul”. Que descanse en paz.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s