<Domingo, 3 de octubre 2010


YO NO SOY UN PENITENTE

Cuando termine la queja contra los animadores socioculturales de café y calor, nada mas que la termine, empezaré una bien bonita para las señoritas franciscanas terciarias capuchinas y sus niñitas de la oficina de información al transeúnte, para dar otra versión al ayuntamiento de la que barajan. La primera vez que me expulsaron, no me atreví a ir contra ellas y lo deje pasar. Como perder pierda este trabajo, ya veremos que medidas tomo. Estas monjas han conseguido que les haya cogido mas odio que a mi madre, cosa, que me hubiera parecido imposible decirle a nadie. He estado releyendo esta noticia y está claro que no la leí detenidamente la primera vez. De mano para entender esta noticia hay que aplicar una de las leyes que nos aplican;

Dos no pelean, si una no quiere…


Una indigente apuñala en el cuello a una monja del Albergue Covadonga/el comercio/15-02-2010

Sor Marcelina Muñiz se debatía entre la vida y la muerte esta madrugada en el Hospital Central de Asturias

“Una monja del Albergue Covadonga, Sor Marcelina Muñiz Pérez, se debatía esta madrugada entre la vida y la muerte tras ser apuñalada en el cuello, al menos dos veces, por una joven que había acudido al lugar a pedir «un plato de sopa». El espeluznante suceso ocurrió momentos antes del inicio del turno de cena, pasadas las ocho y media de la tarde. La joven, aparentemente indigente, perdió los nervios en la cocina del albergue mientras pedía que le diesen de comer y, cogiendo un cuchillo, trató de degollar a Sor Marcelina, una veterana monja que en ese momento estaba cortando jamón para la cena.
Todo ocurrió «de forma muy rápida», según explicó a EL COMERCIO el conserje nocturno de la institución, José Iglesias Madriñán, y la rápida actuación de otros transeúntes «que estaban esperando para cenar» evitaron que la joven se ensañase aún más con la religiosa, que no pudo hacer nada por defenderse de la agresión. Una vez inmovilizada, la joven fue detenida por agentes de la Policía Nacional, que la trasladaron a la cercana comisaría, desde donde previsiblemente será puesta hoy a disposición judicial.
Un equipo de investigación criminalística procedió de inmediato a tomar huellas y todo tipo de pruebas e indicios que puedan aclarar las causas del incidente.
Con mucha rapidez se personaron en el lugar asistencias médicas que, en un primer momento, llevaron a Sor Marcelina al Hospital de Cabueñes, desde donde se decidió su urgente traslado al Hospital Central, toda vez que la gravedad de sus heridas ponía en grave peligro su vida.
Al parecer, a primera hora de la madrugada su estado era «crítico», según fuentes cercanas al servicio médico, y los facultativos se esforzaban por estabilizar a la mujer.
Según explicó José Iglesias, la agresora era ya conocida de la casa, donde «había estado hasta hace unos quince días por el albergue», aunque no se tiene constancia de que hubiese protagonizado incidentes violentos con anterioridad.
Aunque no hay ninguna explicación oficial sobre las causas que llevaron a la joven a agredir a la religiosa, todo apunta a que su pérdida de control se pudo deber a algún tipo de nerviosismo previo y a que no quiso esperar los escasos minutos que quedaban para la cena. La joven no había reñido con nadie con anterioridad a la agresión y, de hecho, se le permitió el acceso al albergue porque antes del incidente parecía estar tranquila.
El control de entrada a la institución es férreo, y se rechaza a aquellas personas que parezcan dispuestas a causar problemas o con un excesivo estado de nerviosismo.
De la dedicación y la abnegación de las religiosas del Albergue Covadonga habla a las claras el hecho de que, pese a lo grave de la agresión, las compañeras de Sor Marcelina completaron el turno de cena para el resto de transeúntes.”

Si terminaron de dar la cena, fue por que en ninguna agresión que recuerde en los periódicos, se subieron todos en la ambulancia, ya que si tuviésemos que quedar sin cenar, quedaríamos. Me gustaría saber por que hizo lo que hizo. Debe de haber una mejor explicación que por tardar en “servirla”, ya que estamos muy acostumbrados a que nos hagan esperar y mucho. A mi nadie podrá reprocharme mis dudas sobre la responsabilidad de la hermana Marcelina en su agresión, o sino que la hubiera evitado, como pudo haber sido, marchado de la cocina. Esto de medir a los demás como lo hacen ellas, solo sirve para que después se las pueda medir a ellas con la misma regla que nos midieron a los demás. No sé si esto que digo está en la Biblia, pero si no, debería de estarlo.

  • 3-10-10 A las 16:25 se avisa a la policía local “092” al querer entrar al Centro el usuario que el otro día agredió a otra persona. Le informo que hasta nueva orden tiene la entrada prohibida al Centro, lo que no le gusto y empieza a dar voces. Entonces cierro la puerta y comienza a tocar al timbre repetidas ocasiones y apegar puñetazos al cristal para que le abriese la puerta. En ese momento llega la policía lo identifican, lo engrilletan y lo meten en el coche patrulla, me preguntan si era el agresor, les digo que si, me dan las gracias y al momento se van. Fdo Luis
  • 3-10-10 Hoy a las 6 de la tarde estuvimos unos diez minutos sin que funcionase la máquina de café y la nevera de sala ya que saltaron los plomos y no subía el diferencial, hasta que pasaron los diez minutos. Fdo. Luis
  • 3-10-10 Permanece el Centro cerrado al publico desde las 16:25 h. hasta las 19:00 h. debido a que el cupo de personas se encuentra completo. Fdo. Luis
  • 3-10-10p

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s