<Miércoles, 22 de septiembre 2010


A OTROS SI Y A MI NO

Por fin he pedido hablar con la Hermana Angelita. Después de tenerme toda la tarde esperando, Ramon el impresentable Portero de por las tardes, que cada día está mas sobrado, me anunció que la Directora me atendería en su Despacho “excepcionalmente”, palabra que le habrá oído decir a la Hermana. Con la incertidumbre que me están causando, entré mosqueado, no lo pude evitar. Entré mosqueado pensando en por que me veía pidiendo audiencia, pero asi mantuve las pautas que dan para ir a una entrevista de trabajo, incluido esperar a que me invitase a sentarme. Lo único que no hice fue estrecharle la mano, creo que excesivo durmiendo bajo el mismo techo. Es la primera vez que estabamos cara a cara desde mi expulsión, del recado de que, “no me iban a querer” mas en este Albergue”, que me dio la Trabajadora Social Monica y haberme visto durante medio año viviendo en el aparcamiento. Vi a la Monja receptiva, sonriendo, alegre, supongo que contenta comprobando que me he tomado mas en serio salir de la calle, que sus habituales de siempre, que encima se las dan de buenos criticando a los malos para conseguir alguna dádiva, como ha sido mi caso. La Hermana me pidió que le repitiese el motivo de recibirme y fui claro y preciso.

small-precision-parts

“Me han mandado de la Oficina para comentar con Usted, que hasta el día 10 no cobrare, para que me renueve hasta el día que cobre. Ademas, considero insuficiente estar en el Albergue solo hasta el dia 10 de octubre y quiero continuar hasta el 10 de noviembre. Este mes, cobrare sobre unos 1.000€. Yo estoy contratado por una ett y mañana puede que me den el aviso de que no continuo. Considero prematuro, con este dinero, querer normalizar mi vida en una habitación. Si me despidiesen mañana solo serviría para arrepentirme de no haber arreglado el coche, lugar practico, donde sabe que he estado durmiendo. Para conseguir una casa compartida que me guste, no solo tendré que pagar el mes si no que también tendré que pagar la fianza. Con el dinero que me quede de pagar a la dueña, ¿que haria si pierdo el trabajo?, si mismamente la fianza, hasta que no deje de poder pagar, no me la devolverán. Necesito ponerme al día en todo y eso incluye; el seguro del coche, una puesta a punto después de tanto tiempo parado y alguna reparación, (arreglar las cerraduras de las puertas delanteras, por ejemplo), diversos efectos personales, entre otras, como comprar comida. Como Usted sabe, llevo seis meses en la calle. Sali de mi casa con lo puesto y me va a suponer unos gastos iniciales ineludibles.”

La Hermana Angelita tras estar oyéndome atentamente, sin perder la sonrisa, me contestó lo mismo que Elena que, “lo de prolongarme hasta noviembre le era imposible, que podria estar hasta el dia 1 de octubre, pero no hasta el 10”. Esperé a que me dijese algo mas que simplemente escuchar de mi boca, lo que ya le debería haberle transmitido la Trabajadora Social Elena. Al igual que Elena, la Hermana Angelita me puso trabas al habitual retraso de las empresas de pagar el mismo día 10, achacándome a mi los problemas derivados de esta practica empresarial contemplada. Habiendo sido testigo de todos los diversos casos con el mismo problema, sobre el día 10 de los subsidios que le planteaba, y de como se les pusieron de patitas en la calle, esperaba que rectificase sobre una oportunidad de oro para una persona sin ningún apoyo socio-familiar, pero simplemente se quedo mirando para mi sonriéndome. En un momento tuve que decidir si insistir, si levantarme o si protestar. Empece insistiendo, pero aun no había empezado, me repitió su decisión. Antes o después, para bien o para mal, tendría que levantarme, por tanto volvi a insistir. Empece mencionando, que el Albergue esta medio vacío y me vino a contestar, que estaba medio lleno. Insistí, pero no servia de nada. Al final, me alteré al ver que solo estaba escuchándome sonriéndome.

monjas

Empece a protestar agriamente, comentándole la “obligación de tenerme en el Albergue hasta que cobre” y que debe estar regulado por Convenio de Colaboración con el Ayuntamiento, al que deben de presentarle una Memoria de su actividad y una relación de los servicios que prestaran si les subvencionasen, que sirvió para conseguí que me ampliase hasta el día 10. La Hermana Angelita no me puso la condición de llamar a la empresa para comprobar que era cierto que cobraría dicho día, como me lo insinuó Elena. Crecido al haber conseguido lo justo, me la jugué “con hasta noviembre”, indignado del desgaste que me provocó esta negociación y teniendo en el Albergue indefinidamente a todos los “carrilanos”, las “perras chivatas” y a todo aquellos psicopatas que les haya apetecido socializar con los demas. Tantas grandes palabras habré leído en los periódicos, para después vivir esto en un Albergue medio lleno. Consiguio alterarme, dado lo que me jugaba y viendo el dilema existencialista que me ha provocado tener un trabajo y ser uno de esos que duermen en la calle. Alterado no, lo siguiente, que entre mis aspavientos, levantar la voz, mi enfado y supongo que el recuerdo del acuchillamineto de la Hermana Marcelina, aunque no fuese en ningún momento mi intención, me ha aplazado su decisión. Espero que recapacite.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s