<Miércoles, 11 de agosto 2010


QUE ME PASA BOB

Lo de hoy no se ni como llamarlo. “Las consecuencias se pagan”, me dicen estos en un sentido literal, “las consecuencias educativas se pagan”, respondo yo haciéndoles una peineta con el dedo mientras me siento derrotado intentando justificar lo sucedido. Esta noche he ido con Mohamed سلام على أنت, a un concierto donde actuaban The Wailers, banda cuyo mítico líder era Bob Marley, en la playa de Poniente, en la explanada del Acuario. Mohamed, es extrañamente feliz estando con un español entre españoles, con los que sería extremadamente educado si le hablasen, por lo que se sentiría extremadamente feliz. En este plan, conocimos a Eduardo, un señorito de pueblo de 30 años, propietario de un Hotel rural, con don de gentes y un alto nivel de vida, que estaba solo y se unió a nosotros mirando para el escenario e intentado bailar a lo jamaicano.

Se acabó el concierto y Mohamed extrañamente se fue, que no supe ni como interpretarlo después de estar pasándolo bien con otro español. Eduardo me propuso seguir de bares y me opuse, con la marcha de Mohamed me quede vendido, pidió que propusiese y solo podía ser la casa de Gabriel. A Eduardo, que organiza actividades de aventuras y le gusta vivir nuevas experiencias, después de intentarle explicar las singularidades de la casa de Cimadevilla, casi podría haberle cobrado de lo maravillado que le dejé. Empezamos a caminar y ya me entraron las dudas de que me hubiese entendido o que me hubiese explicado. Desde que Carmelo me presentó a Gabriel, me he pasado un par de veces por su casa, siempre me ha invitado a quedarme y a volver, pero esta vez iba con alguien que no se si dará el perfil adecuado, eso quiere decir, que se siente feliz con su clase de vida de lujo.

Me entraron dudas y al aventurero temores de lo que se iba a encontrar, que si previo aviso entro en un pub´s de la calle Oscar Olavarría a comprar una cerveza e invitarme a mi a otra bien fría, instándome a seguirle. Sin darme cuenta le acompañe adentrándome, dentro de la norma no escrita de estos idiotas de la calle, que te acompañan por si acaso tienes problemas. Nada mas entré, quise salirme mientras pedia en la barra, pero dentro de la norma seria meterme en la conversación del acompañado y esto está prohibido dentro de esta norma, que aconseja estar presente y callado. Sabia que con Eduardo no tenia este problema, tampoco tenia, ni quería, comentarle que había entrado pensando en “no se que norma” y que sin que el supiera de que le estaba hablando, que se la iba a incumplir. En el pub´s me encontré abrazado por mis temores, que experimenté la sensación de un frío húmedo.

Mi sentido de la prudencia salto por los aires, pensando en el problema que se avecinaba y en tener que dar la cara, aunque no quisiese, por que yo también estaba dentro. Ante la situación, me puse contra la pared enfrente de Eduardo que estaba pidiendo en la barra. Aunque entré con la cabeza gacha, no tardé mucho en levantarla y mirar a todos los que estuvieran mirándome, pero contrariamente a lo esperado nadie me estaba mirando. El pub´s estaba medio lleno, la gente se distribuía entre el futbolín y los recovecos. Casi me da un ataque. Lo único que me daba ánimos es saber cuanto se tarda en pedir dos cervezas, que la salida estaba marcada. Aguanté estoicamente, aguanté. Cuando Eduardo se dio la vuelta, yo ya me había serenado un poco y no se dio cuenta del cúmulo de cosas que se atropellaron en mi cabeza en cuestión de segundos.

Cuando salimos y aunque no estaba de ánimos, le pregunté que parte de las explicaciones que le había dado no había entendido, que acepté que tampoco tenia importancia después de haber salido del pub´s. Cuando íbamos le dije las excelencias de la casa y de los moradores, aunque con serias dudas de que las fuese a apreciar. Al entrar estaban Gabriel, Rosa e Iván, quien cuando me vio, se despidió y se fue. Eduardo entró en el chupano como un señorito que juzga negativamente las circunstancias de vivir sin luz y sin agua, pero con ganas de contar su reciente experiencia en las casas abandonadas de Cimadevilla. Su visita duro poco, lo que tardó Gabriel en pedirle que no entrase en su casa con alcohol y que Eduardo lo bebiera de un trago. Cuando se marchó, a Gabriel parecía que le quedaba el resquemor de no haber sido mas comprensible, en cuanto a mi, solo pensé en el ataque que me dio en el pub´s.

60-


  • 11/08/10 Cuando abrí el Centro y me dispuse a abrir las ventanas, me encontré la ventana de la zona de fumadores abierta y en la zona de las duchas, dos luces dadas seguidamente también había diversos charcos de agua por el suelo mas un hueco del felpudo lleno de agua. Fdo.
  • 11/08/10 Al abrir el Centro nos encontramos con que la máquina de café no dispensa ningún producto. Al abrirla vemos que la mayoría de los conductos de distribución del agua están sueltos o desconectados. Fdo. Xosé
  • 11/08/10 Por la mañana en el primer turno de duchas, un usuario se le cae accidentalmente el pantalón en una de las duchas y se le llena de lejía produciéndole una mancha, esto es debido a la cantidad de agua con leja que hay en el suelo de la zona de lavandería. Fdo. Silvia
  • 11/08/10 Se llama nuevamente a ASMAVENDING s.l., la empresa que realiza las reparaciones de la maquina de café. Se les comunica que ya se les había reclamado su presencia hace mas de una semana y que aun no han venido a realizar la reparación. Se aprovecho la oportunidad, para comentarles que otro producto ha dejado de funcionar y que deberían realizar una limpieza por la zona de los depósitos, por la gran cantidad de producto allí vertida. Fdo Xosé

11-8-10p1 11-8-10p2


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s