+Sábado, 21 de agosto 2010


VIVIR EN UN COCHE

Ya llevo varios meses durmiendo en el coche y creo que nunca antes había dormido tan cómodo, como en el asiento del copiloto. Vivir en el coche se ha convertido en una rutina parecida a vivir en una tienda de campaña, o así es como he decidido tomármelo. Tiene sus ventajas e inconvenientes. Entre las ventajas, está la robustez y el aparente cerramiento. Entre los inconvenientes está la incomprensión de los que se dan cuentan de que estoy durmiendo en él. Si en una acampada, la gente pueden sentir envidia sana de verte disfrutando, que te vean durmiendo en el coche sienten mas pena que otra cosa. En varias situaciones, el optimismo que he escrito aquí se vio de bruces contra el suelo. Nada que no se me pasase a los cinco minutos. Si en el otro parking solo salían algunos vecinos a pasear los perros, aquí con la barreras arquitectónicas ferroviarias, con el tapón de la Estación provisional de Adif, pasa mucha gente, sobretodo los fines de semana. Por su ubicación este parking recibe mas trafico que el otro. En cuanto a los vecinos, aquí no es como en el otro aparcamiento. Los vecinos evitan tanto el aparcamiento como cualquiera de ellos sitios que frecuentamos los verdaderos transeúntes. Todo el coche está recogido, pero todo ha adquirido nuevas funciones. La guantera está vacía por que todo el mundo que he invitado a sentarse, lo primero que hace es mirar que hay dentro, ademas me sirve para poder poner temporalmente las cosas fuera de la vista. Debajo del asiento del conductor, el saco de dormir y debajo del asiento del copiloto no me gusta poner nada para poder encontrar las cosas que se me caen. Me he hecho especialista en sacar las cosas caídas por entre los raíles de los asientos, donde no entra la mano de un adulto.

SEATCORDABA

Mientras vivir en un coche se puede resumir así, otra cosa es utilizarlo para dormir. Nunca había dormido en el coche, salvo cuando me emborrachaba y decidía quedarme con él hasta que se me pasase. Quizás en total, dormiría tres o cuatro veces. Estas no se cuentan por que si amanecía contento o cansado, nada tiene que ver con que durmiese en el coche, sino con la fiesta. El habitáculo de los “córdobas” es igual que el de los “ibizas”, lo único que se diferencian, es que a los “córdobas” le sobresale el maletero. Para dormir en un coche estas limitado a estar tumbado y en esta posición, acostarte y levantarte. Para acostarte tienes que adaptarlo. Primero, extraer el reposa cabezas para poder tumbarlo hasta que toque con los asientos traseros y con el culo encajado, la curva del respaldo se adapta como un guante a mi espalda. Yo, que mido 1´80 m., el asiento del seat córdoba es perfecto para mi. La opción de dormir en los asientos traseros que todos me aconsejan, a mi no me sirve, estoy muy encogido. En la cabeza ponga la almohada, la espalda acomodada al asiento y solo las piernas son el inconveniente. Calculo que si las piernas en alto son buenas para la circulación, tenerlas por debajo del cuerpo no debe de ser bueno. Quizás, si estuviera mucho tiempo durmiendo en el coche, en el futuro esto se manifieste en varices. Sobre esto he estado pensando mucho. No precisamente en las varices, en mi familia no son propensos, pero si para prevenir otras dolencias, en lo posible. En cuanto a la masturbación, cada día soy mas descarado y despreocupado. Y aquí mis pensamientos se vuelven tan irracionales como las circunstancias en las que me veo, teniendo que vivir y dormir en un coche.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s