<Domingo, 9 de mayo 2010


LAS MONJAS Y YO

No puedo negar que tenía curiosidad por los Conventos de las monjitas, en este caso, una Cocina Económica y Albergue nocturno de Hijas de la Caridad de san Vicente de Paúl. Lo veo como una nueva experiencia única dentro de mi nueva vida y una ocasión irrepetible. A las Franciscanas, pese a todo lo ocurrido y sin mezclarlo, aunque quise haberme relacionado un poco más con ellas, apenas las vi.

Las Hijas de la Caridad son otro cantar, les gusta estar siempre delante y que les hablemos. Son ocho monjitas; sor Marisela, que es la Directora, sor Franca, sor Carmen, sor Moris, sor Trinidad, sor Beatriz, sor Sofía y últimamente me he enterado que Reyes, aunque sea tan joven y que contraste con la media de 55 años de la Comunidad, es ya sor Reyes. A sor Franca no le gusta que use el termino “monjitas” y tras decírmelo en serio, puedo entenderla. “Monjitas” es un termino cariñoso, termina en -ita, pero también da a entender cierta inseguridad de falsedad entre quienes no frecuentamos lo Sagrado y entendemos el porqué de su determinación. “Prefiere que la llame Hija de la Caridad por que ella no se hizo monjita”.

Toda la Comunidad del 5º piso, del nº 17, de la calle Mieres, ya he comprobado en mis carnes que tienen la mala uva propia de las mosquitas muertas, ni lo niego, ni ningún fariseo me lo puede negar por muy bien que les venga pertenecer a su club, dentro de los falsos que se les arriman por su interés, a un planteamiento humano, intemporal, inmaterial y universal. Joder con la monjitas, pero no hallo ningún pecado en ellas.

En este domicilio, han debido morir monjitas por docenas, desde que en 1.905 la inaugurase Jesús Menéndez Acebal, alcalde por aquel entonces de la ciudad, manteniéndose con la filosofía inicial, esa que dio de comer a todos aquellos gijoneses que la ciudad y esas nuevas filosofías que ya echaban a andar, dejaban de lado, aunque solo fuese por que eran un lastre para ellos o sus ideales. Durante la guerra civil fueron expulsadas y después fue Comedor de Beneficencia del Estado, y posteriormente Comedor de Auxilio Social. Dada la edad que tienen, vivieron el franquismo y con ello el respaldo total de la sociedad a su decisión, a la vez que conformaron parte de la dictadura, desde 1952 que existe el Albergue nocturno.

51107344

Las he observado. No dejan de ser mujeres. Se dice que viven en otra época, pero ahora viendo como ha cambiado el mundo, resulta ridículo decírselo a quienes viven igual que siempre. Ellas se regirán por vete tú a saber que Reglas, dentro de la filosofía de san Vicente de Paúl, la Biblia, la doctrina de la Conferencia Episcopal y el Vaticano. A partir de aquí, imagino que viven como vivieron otras muchas monjitas a lo largo de los siglos, con las mejoras actuales que facilitaran su misión Evangélica, tanto como para comunicarse, coordinarse, ir temporalmente de Misiones, como para visitar Santos lugares donde conocerán gente que sí entienden el porque de su determinación, como Fátima, Lourdes, Jerusalén o Roma. Cuando estas reuniones multitudinarias han salido en los Telediarios, es increíble ver a las monjitas transmitiendo su fuerte Fe y el mensaje de Cristo al mundo. Ellas son humanas, más mitificas que mundanas, a su rollo, defendiendo sus ideales con su labor, más que con simples palabras.

Ellas son Católicas y todo lo que quiera decir negativo de ellas por este hecho, es secundario. Todos conocemos como funciona la Iglesia católica, aunque algunas veces sea erróneo y en otras ocasiones sean estereotipos o brutales generalizaciones. Tampoco aquí tendría sitio para escribir todas las distintas degeneraciones, que en todos los grados, los españoles con sotanas han realizado y realizan, con la palabra Cristo entre sus dientes.

Los tiempos han cambiado para la Iglesia que ha perdido aquel poder ostentoso que tenían, pero una cosa es obvia, sus religiosos forman parte del gentilicio que a lo largo de los siglos, consolidan la historia de la que tan orgullosos nos sentimos en las distintas naciones que conforman la nación llamada España, aunque ahora se esté replanteando ese pasado. De la misma manera que pocos apellidos habrá que no conformen parte de la historia de la Iglesia. También que fue la única salida de muchas mujeres para escapar del patriarcado, los matrimonios, no querer tener hijos y sería escondite de lesbianas.

Todas tienen las ideas claras, tendrán sus dudas, tienen sus días más alegres y más tristes, pero teniendo la seguridad de que “esto es lo que quieren para sus vidas”. Entiendo que aquí, salvo quizás la joven Sor Reyes, todas son perpetuas. Cada una tienen su percepción de lo Sagrado, dentro de tener todo lo divino consensuado, aceptado y aprendido.

Su concepto de vida supongo que es el camino a morir sabiendo que vivirán juntas, que las más sanas enterrarán y rezarán por las enfermas, hasta que las sanas acaben enfermas. Ya llevan años conviviendo juntas, unas vinieron primero, otras más tarde. La Oración les debe resultar fácil, es incomprensible no pensar así. Me he percatado que la vida contemplativa causa cierta abstracción, llamémoslo ensimismamiento o caraja, en el que las monjitas tardan en coger señal en tierra, igual que me pasaba a mi tras horas viendo la televisión en casa, otra clase de religión. Vivirán las Eucaristías como sus momentos especiales, un momento donde proclamar a Gijón que están y son.

Una cosa a destacar del trato que dispensamos los mendigos a las monjitas, que no dejamos de ser una pequeña parte de la sociedad, es el constante chantaje que hacemos a sus Vocaciones. Como si no fuera poco estar en la última linea, donde por debajo ya no hay nada. La coherencia con sus ideas, es igual a la coherencia de otras filosofías tan bonitas como la Católica, que en estos años de Democracia, en ninguna lado han dejado un legado a donde ahora yo pueda recurrir, salvo si se ha realizado contando con dinero público y ni así queda, en el momento que los impulsores mueren. Comparativamente, los religiosos son el colectivo de personas más comprometida con la causa, que cada cual considere oportuna. Las Cocinas Económicas están hechas por la labor de las Beatas que la gente tiende a reírse de ellas y su forma de vida. Su coherencia es mayor que la mía que no puedo criticarlas por no llegar a donde estaban mis expectativas con ellas.

Este escrito me ha inspirado y por la tarde he ido a la Iglesia de San Lorenzo y me senté a observar mi interior. Contemplando la Iglesia, me di cuenta que me senté debajo de la vidriera de san Pablo y lo considero un mal presagio. A san Pablo, yo lo considero solo como un judío traidor y un infiltrado del Sanedrín en la Iglesia del Cristo.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s