<Domingo, 16 de mayo 2010


ALGO INCREIBLE DE PENSAR

Desde el día de su expulsión en Café y Calor no había vuelto a ver a Gervasio, que hoy cuando lo he visto, me ha sorprendido el tremendo deterioro que ha sufrido. Cuando me lo encontré estaba en el parquecillo sin nombre que hay al lado de la Cocina Económica, bebiendo cerveza al lado de una papelera llena de litronas vacías y vendiendo las drogas que le receta su Psiquiatra. Ha debido de engordar 10 kilos, llevaba la misma ropa que cuando lo expulsaron, posiblemente sin haberse duchado desde entonces y llevaba una borrachera, que todo su ser olía a cerveza.

Desde que lo conocí, cuando ha surgido su nombre en una conversación, ya me habían advertido de este otro Gervasio, todos ellos resoplando, agitando la mano, mirándome con los ojos extasiados y contándome la misma historia. Más que una historia parece una leyenda, la temporada que Gervasio estaba enganchado a las drogas y se puso a pedir sentado en una silla de ruedas en la calle Corrida. Más que una leyenda parece un chiste, imaginándome a todos los transeúntes que lo conocen de la Cocina Económica, de los Albergues y de los demás Centros de transeúntes, paseándose aburridos por la calle más comercial de Gijón y encontrándose con este percal. Solo de pensar en la cara de pena que pondría alguien que se atreva a hacer algo semejante, es inevitable que me surja una sonrisa por su cara más dura.

peliculas-343-imagen2

A Gervasio le acompañaba Idelfonso, que estaba tan colocado como él. Idelfonso tendrá unos cincuenta años, es asturiano, le falta casi toda la dentadura y la poca que le queda la tiene podre. Idelfonso es harina de otro costal que Gervasio, Idelfonso es el típico ex-drogadicto bueno, que ahora se emborracha riéndose con el refrán: “yonky mal curado, alcohólico garantizado”, aunque todavía tomé bajo la supervisión facultativa, la Metadona y los Tranquimazines, esperando a entrar en Proyecto Hombre. El interés de Idelfonso de encontrar una buena compañía y similares adicciones, contra la complicidad necesaria para conseguir esas drogas de Gervasio. Con este panorama no pude evitar pensar como era el otro Gervasio, ese que me recordó veranos de adolescencia en Ponferrada, con la mejor gente del mundo, como Gervasio.

Es sorprendente el caso de Gervasio. Primero quería dejar de drogarse, entró en el Albergue Covadonga, jugaba al póquer por las mañanas y se aburría por las tardes, “salvó a la Hermana Marcelina de morir acuchillada”, no le renovaron en el Albergue Covadonga, consiguió un chupano donde vivir y una novia inocente con medicación psiquiátrica. Después vino que le quemaron el chupano, le tapian la entrada del chupano, lo expulsan de Café y Calor y todo el mismo día. Ahora no tiene donde desayunar, bañarse, lavar la ropa, ni una pandilla con la que jugar al poker. Conclusión, por culpa de una hembra despechada le quema el chupano y por culpa de un Trabajador Social estúpido está drogándose en efecto, emborrachándose para complementar, traficando para comprar, robando por necesidad, coaccionando si puede y no se me ocurren más, pero seguro que las habrá.

indice

Esta tarde he ido a correr al parque de Moreda. Llevaba tiempo pensando que debía de hacer algo de deporte, pero no me apetecía empezar, que ver el deterioro de Gervasio finalmente me ha inspirado. He sido previsor y cuando fui al ropero de la Cocina Económica pedí un pantalón de chándal, que aunque no entiendo mucho de moda, la Voluntaria con mal carácter me dijo que “era de hombre”, que hoy que me lo he puesto y visto más detenidamente, me da la impresión que también es de mujer. Con el giro que ha dado mi vida he perdido las buenas costumbres, entre ellas hacer un poco de deporte. Con el problema de pensar en que hacer en todo el tiempo que tengo libre y los horarios tan tiquismiquis que tengo que cumplir, me parecía imposible poder hacer nada, pero juntando los dos problemas quizás puede quedar algo positivo. Cuando regresé de Canarias ya vine algo fondón, ahora empiezo una nueva vida y es imprescindible hacer algo de deporte. Para conseguir un trabajo necesito hacer deporte, para aguantar ciertos trabajos necesitaré estar algo en forma.

Cuando la Crisis empezó a notarse en las Islas Canarias, dejé de hacer escalada por que no tenia dinero ni para gasolina para ir al rocodromo, que empecé a correr y me sirvió de meditación, si conseguía quitar los pensamientos negativos. La verdad es que para correr lo tengo fácil, desde el coche solo tengo que cruzar el puente peatonal que cruza las vías. El parque de Moreda tiene una pista de tierra que rodea un kilómetro de la ribera de un cauce fluvial reconducido. El cauce, aparte de toda la basura que baja por él, esta lleno de cañaveral y alguna que otra ave huida del parque de Isabel la Católica. El parque se nota que está realizado por un diseñador de jardines. Mi idea es ir sobre las 16:00, cuando pegue el sol y tener tiempo para bañarme en Café y Calor. Esta tarde fui y estuve corriendo durante dos horas. Media hora para mentalizarme en empezar, quince minutos para estirar, quince minutos corriendo suavecito y una hora para recuperarme. Aunque todos los especialistas digan que el deporte es bueno, a veces no lo parece.

parque de moreda


  • 16-5-10 PERMANECE EL CENTRO CERRADO DESDE LAS 17:45 POR ESTAR EL CUPO DE USUARIOS AL COMPLETO. FDO. Paco

16-5-2010p


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s