<Sábado, 1 de mayo 2010

TODO UN EQUIPO

A estas alturas, pensé que ya podría haber tenido alguna llamada para trabajar, pero no ha sido así, que me he estado fijando en las empresas que nos prestar sus servicios y todo el personal que trabaja para nosotros. Resulta paradójico que trabaje tanta gente y que algunas de sus funciones no las desempeñemos remuneradamente los usuarios. No pretendo que cobrásemos lo mismo que ellos, pero al menos el Salario Mínimo Interprofesional, que de por si seria bastante para nosotros y se ahorrarían dinero.

También observo que en Café y Calor, laboralmente, todo gira alrededor de Xosé, Silvia y Alejandra y esto, ni resulta bueno para el resto de sus compañeros, ni para nosotros. Su horario demuestra una incongruencia hacia los transeúntes, pero redondea las 30 horas semanales, muy del gusto de los sindicalistas, que solo les queda reclamar al Comité de Empresa; “mas contrataciones para paliar la situación del fin de semana, mas comodidades para realizar su funciones y cualquier cosa que se les ocurra sobre la marcha”.

Es incomprensible que no se utilice el trabajo para nuestra inserción y a estas alturas desconozco como piensan insertarnos en la sociedad. Tampoco tengo muy claro que algunas de sus funciones tengan ningún efecto paliativo, que concluyo que tampoco tiene sentido que sea remunerado, con los Presupuestos Municipales destinados al Colectivo en Riesgo de Exclusión. A este Centro se destinan, a ojo de buen cubero, unos 10.000 euros mensuales, donde mas de 9.000 euros se destinan en los sueldos del Equipo, por no hacer nada, nada mas y nada menos.

jomra_camist32

En el servicio del C.M.E.A., la Administración Pública financia el sueldo y su cotización a la Seguridad Social, de:

1. Un Vigilante de Seguridad de EULEN, para abrir y cerrar la puerta, apuntarnos con rayitas para no llegar a la capacidad máxima del local y hace una intervención mensual con un usuario por la escasa comunicación entre empleados y usuarios. 2. Una empleada para todo aquel que nunca haya estado en el Centro, conducirlo al Despacho para narrarle todas sus Normas. 3. Una empleada en Lavandería. 4. Una empleada para que en caso de avería de la máquina de bebidas calientes, ponerle el cartel de “ESTROPEADA”.

La adjudicación del contrato para cubrir sus puestos en los fin de semana y días festivos se encarga Kalatos Servicios s.l. y para cubrir sus vacaciones y días sueltos se encarga Prohogar Servicios s.l., se resume en:

5. Una empleada para el servicio de Cocina. 6. Una empleada para recibir a los forasteros que nunca hayan estado.

Además hay que sumar la empresa que acude diariamente cuando se cierra el Centro, la empresa que acude cada mes a limpiar los cristales, las visitas de los distintos Servicios Técnicos Oficiales, los pintores, el personal de Mantenimiento del Ayuntamiento y siempre, con un empleado de Vigilancia privada presente. A todo este gasto en sueldos anual hay que incluir a los empleados de Prohogar, contratados para el patio interior, que solo se abre las tardes por el verano.

Creo que no se me ha olvidado mencionar a ningún trabajador y desconozco a cuantos mas habrá que añadir, que por su firma y numero de Colegiado, acreditan que cumplimos las distintas normativas, que un Centro de estas características deba cumplir.


+Domingo, 2 de mayo 2010

A CORRER

Con el giro que ha dado mi vida he perdido buenas costumbres, entre ellas hacer un poco de deporte. Con el problema de pensar en que hacer en todo el tiempo que tengo libre y los Horarios que tengo impuestos, me parecía imposible poder hacer nada, pero juntando los dos problemas, puede quedar algo positivo. Cuando llegué de Canarias ya vine algo fondón. Ahora empiezo otra vez una nueva vida y es imprescindible para mi hacer algo de deporte. Para conseguir un trabajo necesito hacer deporte, para aguantar ciertos trabajos necesitaré estar algo en forma. Por ello necesitaba ropa de deporte y en el ropero de la Cocina pedí un pantalón de chándal, que aunque no entiendo mucho de moda, la Voluntaria que tiene tan mal carácter, me dijo que era de hombre, aunque me dé toda la pinta que también sea de mujer.

parque de moreda

La verdad es que para correr lo tengo fácil, desde el coche solo tengo que cruzar el puente peatonal que cruza las vías. El parque de Moreda tiene una pista de tierra que rodea un kilómetro de la ribera de un cauce fluvial reconducido. El cauce, aparte de toda la basura que baja por él, esta lleno de cañaveral y alguna que otra ave huida del parque de Isabel la Católica. El parque se nota que está realizado por un diseñador de jardines. Mi idea es ir sobre las 16:00, cuando pegue el sol y tener tiempo para bañarme en Café y Calor. Después de días mentalizándome para hacer deporte, hoy conseguí ir y estuve corriendo durante dos horas. Media hora para mentalizarme en empezar, quince minutos para estirar, quince minutos corriendo suavecito y una hora para recuperarme. Aunque todos los especialistas digan que el deporte es bueno, a veces no lo parece.


<Martes, 4 de mayo 2010

ME QUEJO

El Trabajador Social Xosé me saca de quicio. Es tan incompetente como autoritario. Cualquier anomalía que le comento, por que resulta que él trabaja en el Centro de Día, me despacha airosamente. Esta mañana cuando termine de ducharme resbale y menos mal que me dio tiempo a agarrarme, por que si no me hubiera abierto la cabeza. Le he indicado que “el agua de las duchas desbordaba el desagüe y que alguien podría resbalar”.

queja

Pues no va el tío y me dice que “si no estoy de acuerdo que escriba una queja en su Buzón de Sugerencias”. Lo ha dicho por que nadie se la pone y por ese motivo se la puse, después de despacharme a gusto. Sin que tuviera motivo para decirme: “por favor, podrías bajar el tono de voz. Gracias”, aunque me lo dijo, del corte que le metí delante de todo el Centro. Después de ponerla me he ido, estaba muy nervioso. Por la tarde no me ha apetecido ir. Que absurdo me resulta todo.


<Miércoles, 5 de mayo 2010

LAS NORMAS

En Café y Calor hay muchas tonterías, que alguien plasmó como Normas y Prohibiciones, que sin excepción, se hacen cumplir con muchísima educación, pero sin titubeos. En la esquina de la Sala principal están los Trabajadores Sociales sentados, vigilándonos. Si en algún momento consideran oportuno ver que estás haciendo, si tienen dudas y no te ven, si llevan un rato clavándote la mirada, si han estado un rato intentando comprenderte y todavía no lo han entendido, se levantarán, se acercarán sin perder la sonrisa y estarán encima tuya hasta que lo comprendas. Si no lo entendieron, “serás sancionado”. Si les contradijeses, “avisarán a la Policía”. Las consecuencias de su conducta las sufrimos nosotros, si además de ser el Colectivo de Riesgo de Exclusión Social, tenemos el premio de los Antecedentes Policiales que están originándose, por unas chorradas, de las que estoy siendo testigo diario.

ínlllllllllllllllllllllllllllllllldice

Toda su labor contractual se desarrolla en una esquina, pegada a la puerta de entrada, donde están sentados todos ellos juntos y jamás se levantan si no es para llamarnos la atención. Si quisieses solicitarles algo, debes de acercarte a ellos, para obligatoriamente, acompañarles al Despacho para entregártelo. No es broma, hasta que no vayas ellos nos entraran a cogerlo. La solemnidad de entregarlo como si te dieran algo Profesional, me hace gracia, pero mas gracia me hacen los usuarios agradeciéndoselo sinceramente, como si les hubieran dado la vida. Aquellas cosas como el tapete de las cartas, no se las puedes devolver doblada en cuatro, “no, no, no, por favor, devuélveselo enrollado alrededor de las cartas” y no existe advertencias. Cógelas otra vez y devuélveselas como es.

Todas sus Normas y supuestos, se ven en el mismo momento que entras en el Centro, a pesar, que hay un sueldo dedicado a explicárnoslas en nuestra primera visita. En la columna enfrente de la puerta, están enmarcadas las Normas de la Sala, dentro de la Sala de Fumadores están colgadas las Normas del fumadero, las Normas del Patio están plastíficadas en las paredes y por último, las Normas de la Lavandería y todos sus supuestos, que están en la entrada, al lado de la mesa de los Trabajadores Sociales, para en caso de solicitar cualquier necesidad extraordinaria, levantarse y señalarte con el dedo el correcto funcionamiento. Esto puede explicar cual es la convivencia trabajador-usuario, insoportable, que algunos indigentes, además de Julio, me han dicho que “no quieren pasarse por donde están estos cabrones, que solo saben tocar los cojones”, que realmente hace que estén mas excluidos.

a30deb84c585036f1a0020f2cd0d6958

Ademas de la Norma sobre el Ruido, otras Normas de Café y Calor que me están llamado la atención son; Una, no puedes olvidar objetos en el interior cuando se cierra el local, tanto al mediodía como a la noche, por que te los tiran literalmente a la calle. Dos, nosotros no podemos hablar por móvil en la Sala, salvo “muy bajito”. En estos casos nos recomiendan el fumadero para “no molestar a quienes duerman”, si aun no despertaron con el ring-ring. Tres, no puedes dar dinero en el interior, ya que te expulsarían tres días, pero tampoco pueden verte contando dinero dentro del Centro, motivo de expulsión un día. Cuatro, no puedes realizar llamadas de ninguna índole por el teléfono del Centro. Cinco, no puedes recibir llamadas en el teléfono del Centro. Seis, me llama mucho la atención leer la tipificación sobre la Agresión y el Insulto. A un usuario es “leve” y a un Trabajador o Visita es considerada “muy grave”. Siete, los empleados no colocan sillas, por tanto si mueves una para sentarte en otra mesa, no se trata del civismo de colocarla de nuevo donde estaba, es que ellos no las colocan y esperaran a que te acerques a la salida, para mandarte que “des la vuelta y la coloques en su sitio, como te la has encontrado”. Si no la colocases y te fueras sin que te vieran, se la dejan para el matrimonio que limpian por la noche… y cualquier otra Norma que decidan por “nuestro bien” o “nuestra seguridad”.

En la Sala de Lavandería no hay Normas como tal, solo el correcto funcionamiento, ya que al depender de ellos para todo lo básico, son ellos los que lo autorizarán o no. Aun así; no puedes salir a la calle con la ropa que te prestan mientras lavas la tuya, no puedes hablar por la ventana con quienes esperan fuera, no puedes mantener la puerta abierta de la Lavandería por el ruido de las lavadoras, “más del tiempo que el necesites para salir”… y cualquier otra Norma que decidan por “nuestro bien” o “nuestra seguridad”. Las Normas de la Sala de Fumadores son: prohibido estar en cuclillas, motivo mas habitual para que se levanten a llamar la atención en el fumadero. El motivo oficial, de esta Norma en particular, es evitar “trapiches” entre algunos que han estado en la Cárcel y no hayan aprendido todavía. Prohibido estar hablando sin fumar. Prohibido entrar con un café… y cualquier otra Norma que decidan por “nuestro bien” o “nuestra seguridad”.

El hecho que yo mismo me considere una persona razonable que se cumplir las Normas, me sirve para exponer que en varias ocasiones intentando dialogar con ellos, ha servido para que la tercera frase fuera para decirme; “que bajase la voz”, que da por terminada la conversación, a pesar que algunas veces, ellos me levanten la voz más de lo que a mí me haya supuesto la reprimenda. Mis dudas a los Trabajadores Sociales sobre la infinidad de Normas que tienen en el Centro, está justificada en que cuando “ellos cuando van a un Centro acatan las Normas del Centro al que acuden”, pero no han querido contestarme cual, “en su vida privadísima”, es el Centro en el que acatan tantas Normas como nosotros. Tengo hasta dudas incluso hasta con el Reglamento Penintenciario. Como llevarán tan bien esas Normas, si cuando les pregunto o les respondo con dobleces, les haga tanta gracia como a mi, que me llamen la atención, como hoy, que el Trabajador Social Xosé cuando me marchaba, me ordenó, “que colocase mi silla donde la coji”, sonriéndome, con el dedo, sentado, ¿donde lo habrán visto?

 photo cara-indignado.gif


<Viernes, 7 de mayo 2010

CASI ME SIENTO CULPABLE

Hoy he llegado justo a tiempo a Oviedo, pero no tanto como para liarme y entrar tarde al Juicio. Cuando llegué bajaba del atril la Denunciante y la Magistrada considero que al haber testificado, “se me había pasado mi tiempo”. Después cuando pensaba declarar en “algo mas que decir”, me interrumpió para dar por finalizado el Acto. Ver a mi madre me recuerda la que me ha armado. No nos miramos durante el Juicio, pero al final le dejé que viera mis ojos mientras le sonreía. La dejé en el pasillo llorando con su abogada y mirándome como me alejaba, dadas las circunstancias, por su exclusiva culpa. Me siento impecable con sus Normas. No hizo ademán de llamarme, no hizo nada y yo me fui andando rapido para ir a desayunar al Albergue. No quiero ver a mi madre nunca mas y ahora lo sabemos los dos. Sentencia integra de mi agresión a mi madre.


<Sábado, 8 de mayo 2010

UN POQUITO DE MUSIQUITA

Doy paso a EXTREMODURO y su álbum Agila al completo, que creo que es muy adecuado e idóneo para lo que quiero explicar.

“Las personas que intenten encontrar un motivo en esta musiquita, serán perseguidas. Aquellas que intenten hallar una moraleja, serán desterradas. Y las que traten de encontrar un argumento, serán fusiladas”

(Gracias Mark Twain, tú siempre tan oportuno)

En caso de que el enlace esté roto, pincha aquí… https://www.youtube.com/watch?v=aRA0YlsbDm0