<Lunes, 19 de abril 2010


TRES FUNCIONES

Ayer, la Trabajadora Social Alejandra fue muy maja cuando le pedí “las cartas y un tapete”, que hoy, cuando ninguno de la pandilla quiso ir a su mesa a pedirles el dominó, aproveché que el déspota de Xosé se marchó al Almacén y me acerqué a donde estaba sentada. Menudo corte me dio, estuve esperando que se fuera precisamente “a quien le toca dar hoy los juegos”. Para no parecer más tonto de lo que soy y aprender para la próxima vez, le he preguntado por las tres distintas funciones que se rotan cada día, sumado a haberles observado trabajando en vivo. Realizan tres Servicios:

  • La Trabajadora Social de la Sala de Lecturas. Es quien nos advierte si ve que estamos incumpliendo alguna Norma y se levanta a llamarnos la atención si lo considera oportuno. Está de jefe del Vigilante de Seguridad y es quien le da las pautas antes de levantarse a advertirnos, sin contradecir al Vigilante cuando alguien se niega a salir expulsado, que entonces se encargara de mantenerle la puerta abierta hasta que lo saque a la calle. Da la bienvenida a los forasteros, haciendo la entrevista inicial, informándonos de todas las Normas y después nos enseña como funciona la máquina de café. Es quien nos da los juegos y demás cosas que hay en la Oficina. Cabe destacar que ese día cumple la “función informativa” entre los usuarios, por si deseas hablar con ellos de “algo”.

  • La Trabajadora Social de la Cocina. Se encarga antes de abrir el Centro, de cargar la máquina granizadora de zumo, sacar la jarra con la leche de la nevera, rellenar el cesto de las galletas, rellenar el clasificador que contiene infusiones, comprobar que disponemos de sacarina y un cuarto de hora antes del cierre, rellenar la máquina expendedora de bebidas calientes. En el Centro no hay ni un solo estropajo, ni bayeta de tela, que si en la cocina manchamos algo, lo limpiamos con papel de cocina, pero si se le escapase el “culpable”, así le quedara a la señora de la limpieza. Incluyo que usa tijeras para los tetrabricks de zumo y que la lava diariamente en el lavavajillas. Es quien suple la presencia del Trabajador Social de Sala cuando está en el Despacho, pero “debes de esperarlo si esta en el Almacén”.

  • La Trabajadora Social de la Sala de Lavandería. Es la encargada de abrir la puerta a la apertura y darnos los “buenos días” o las “buenas tardes”. Apunta los nombres por orden de quienes utilizaran las lavadoras, respaldada por el Vigilante desde el interior del Centro, sin intervenir en las disputas que han surgido en el exterior, que debemos de resolverlas nosotros solos. Ya en el interior, ira indicando cuando introducir la ropa en la lavadora y de ponerlas en marcha. Al acabar el programa, saldrá a llamarte para que la saques y la metas en la secadora, que cuando termine, saldrá a llamarte para que se la retires y te la lleves. Apunta los nombres de los que queramos ducharnos, saldrá a llamarte para que entres y te dará la toalla y las sandalias. Apunta los nombres de los que queramos afeitarnos, saldrá a llamarte para que entres y te dará una maquinilla desechable y una toalla. También apunta cuando queremos lavarnos los dientes, que si no tienes cepillo, te puede regalar uno y te entrega un palito con un poco de pasta dentífrica. Te deja que uses el desodorante o la colonia de baño. Ante cualquier incidencia en Lavandería, “avisará al Vigilante”.

tres-forajidos-y-un-pistolero1

Alejandra me sonrió al ver la cara que se me quedo al oír la relación inicial y última de sus tres funciones para lo mucho que joden, hasta que lo concluyó con un, “y cualquiera otra incidencia”, que me jodió más encima. Solo me faltó preguntarle “¿cual de los tres era el Jefe?” y me ha sorprendido que sonriéndome me contestase, “que no hay jefe, que los tres son iguales”. La situación se volvió inversa, que la tonta me pareció ella, al seguir esperando de pie que me dieran el dominó. Con el instinto que tienen las mujeres, mi pensamiento impuro lo llevo con tranquilidad, con una total indiferencia, mientras tenía que esperar que llegase Xosé por que ella estaba de Trabajadora Social de Cocina, la esquina opuesta del Despacho donde se guardan los juegos de mesa, enfrente de la esquina en la que nos hallábamos.

La tontería que arrastran los tres, se la quitaba yo en cinco minutos. Yo también puedo ser muy insolente con las Normas que tienen que cumplir ellos. Por ejemplo, estando detrás de ellos para que cumplan las Normativas de Higiene Laboral que desconocen, y eso que nos las enseñaron hasta a los operarios sin formación académica. Los ponía a fregar por “para evitar caídas de usuarios”, el suelo de las Duchas, ya que no es nuestro problema que la canaleta esté atascada. En la Cocina, yo le indicaría cualquier cosa que se le escapase el culpable, para que lo dejase como estaba, por que no tengo que tolerarles que esté sucio, habiendo tres sueldos destinados a que el Centro esté en perfectas condiciones. Al Vigilante lo ponía de pie, al lado de la puerta, igual que ellos y así ampliaría gratis la capacidad en cuatro usuarios más.

Me haría gracia ver la cara de Alejandra, si supiera todo lo que se me pasó también a mi por la cabeza, cuando me sonreía mientras esperabamos a Xosé.


  • 19-04-10 Permanece el centro cerrado al público desde las 16:45 h. hasta las 18:30 h. debido a que el cupo de personas se encuentra completo. Fdo. Luis


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s