<Jueves, 1 de abril 2010

JUEVES SANTO

Cuando desperté en el coche, me di cuenta que no se escuchaba ruido. Se notaba que hoy era fiesta. Estuve tumbado hasta las 9:45, que me levanté para ir a desayunar en Café y Calor y estuve esperando a que abriesen “en la calle” con los demás. Cuando llegaron las Trabajadoras Sociales no me percaté de que eran las sustitutas de fin de semana, que no caí en la cuenta de lo que me supondría a mi, que solo quería entrar para darme una ducha y relajarme. Después alguien lo dijo, “hoy es festivo y no hay duchas, ni lavandería”, al igual que los fines de semana. El significado de esta Prohibición en relación a mi necesidad, es tan nuevo para mi, que nunca había escuchado que en las circunstancias en las que he pasado esta noche, estando en un Centro de día con instalaciones apropiadas, no podía darme una ducha por un problema normativo. Pero lo mejor de esta Prohibición no lo comprendí en un principio, por ser una deducción lógica, que no sé ni como debería de escribirlo. Hoy, Jueves Santo, es festivo, mañana, Viernes Santo, es festivo, el Sábado Santo es fin de semana y el Domingo de Resurrección es fin de semana o festivo, lo que se prefiera. Con ello llegamos a la conclusión, que hasta el mundano lunes no podré bañarme, ni tan siquiera empezar la próxima semana con la ropa limpia, es más, el lunes tendré toda la ropa sucia.

Por semana, los tres Trabajadores Sociales tienen designadas unas funciones laborales designadas, que para poder decir que fue necesaria su contratación, sus dos compañeros sub-contratados para sustituirlos fuera de la semana laboral, para no ponerlos en evidencia, realizan sus dos funciones más insignificantes, que no sé ni cuales son. Está debe de ser la típica reclamación sindical de los Trabajadores Públicos, que denuncian “estar saturados y que hace falta contratar a más personal”, por que si no no me lo explico. En el Calor y Café de Oviedo, de similares características, prestaciones y capacidad, solo necesitan dos Trabajadoras Sociales para no cerrar las duchas los días no lectivos, que es como mejor lo puedo explicar. En Gijón son tres trabajadores y si solo hubiera dos, “no hay lavadoras, ni duchas”, “bajo ningún supuesto”, “está prohibido”, “son las Normas”. Esto fue lo que me dijeron con el dedo, mientras me señalaban las Normas colocadas en la puerta de la Lavandería. Al final para explicarmelo, Iciar me lo explicó poniéndome el ejemplo de Emilia, que no vino hasta las 11:00, “por que para abrir el Centro hace faltan mínimamente dos Trabajadores Sociales”, ademas de un Vigilante de Seguridad. Toma ya.

A mi, en un principio, me puede parecer bien que los trabajadores disfruten del puente de Semana Santa, tony_puente_cr_thumbpero que los destinatarios debamos de estar cinco días sin poder bañarnos, ni lavar nuestra ropa, me parece un despropósito de justificación de Empleados Públicos dentro del Comité de Empresa del Ayuntamiento, aparte de la justificación para la sub-contratación a Empresas privadas. Todo a cuenta de los Presupuestos de Políticas Sociales destinadas al Colectivo en Riesgo de Exclusión Social, que no nos podemos sentirnos representados, si ellos toman semejantes decisiones arbitrarias, en la distribución de sus funciones laborales, teniendo en cuenta que tienen años de experiencia para saber que esto sucede y las consecuencias que nos acarrea. Preferí no pensar en esto, que no es un problema que yo pueda arreglar y centrarme en desconectar en Semana Santa, con esta restricción tan absurda.

A las 12:20 me fui a comer en la Cocina Económica, en la calle Mieres. Al llegar la cola al puesto de Control, Pepón me preguntó el numero que me asignó ayer, “el 134”. Pepón me dio el papelito para la cestita y una bolsa verde con; un bocadillo de fiambre, una lata de conservas, un trozo de pan, una manzana, una cucharilla de plástico y una servilleta. Sorprendido de que me dieran tanta comida sin miramientos, lo mejor vino después. No era un regalo, era mi cena, ya que los fines de semana y festivos, la Cocina Económica cierra por la noche por el descanso del personal y los días de este puente, cumplen uno de los dos requisitos para no abrir. No me repongo de una novedad y me sorprende la siguiente. Para comer tuvimos de primero, macarrones o sopa, codillo de segundo y fruta de postre. Cuando salí del edificio, llevaba conmigo la bolsa verde butano que nos dieron a todos y en la acera de frente estaba Cundi esperando a alguien.

Crucé para saludarlo y no pude evitar comentarle “el color de la bolsa y lo llamativo que me parecía”. Creo que resulta obvio el motivo de mi percepción sobre la bolsa, que era la misma con la marchaban todos los que salían del edificio. Valeriano, orgulloso de su experiencia en estas casas y con una insana resignación aprendida durante años, me contestó que “siempre había sido de ese color”, que no quiso entenderme el motivo de mi apreciación. A mi lo de la bolsa me parece un marcazo. El día que uno menos se lo espere, encontraremos a alguien conocido que sabrá, de donde es que dan esta bolsa y a quienes se la dan. Tener una conversación con Valeriano y oírle hablar, ofende a cualquiera que quiera tener una conversación y mientras se reía de mi, me despedí de él.

Me fui hacia la derecha y con ello, llegué a la plaza Europa, que después de ver en los primeros bancos a los inmigrantes, en los segundos a los borrachos y más allá, a los drogadictos, que al ver que todos tenían la misma bolsa que yo, me metí la mía por dentro del abrigo y tiré de largo. Hasta ahora estaba en los Albergues o con la vista puesta a entrar en los Albergues, pero hoy es diferente, hoy soy uno de ellos, solamente uno más.

Hasta las 16:00 no abre Café y Calor, así que, andando, andando, llegué al cerro de Santa Catalina, en el barrio histórico de Cimadevilla que linda con las dos playas urbanas de Gijón, Poniente y San Lorenzo. Arriba del todo, me senté a ver la mar a los pies del “Elogio al Horizonte”, la escultura de Eduardo Chillida, que me dio hambre, me comí toda la bolsa verde y se terminó mi problema. Habiéndome merendado la cena, solo me quedó pensar en ello y en lo que haré en los días venideros cuando me meriende la cena y tenga hambre a la noche.

índijjjjjjjjjjjjjjjjjjjjce

Cuando me aburrí, marché. Todavía no eran las 16:00 y ya había gente sentada en la Tabacalera y empezaba el botellón en la plaza del Lavadero. Bajé la calle Vicaria, mientras la gente la subía con bolsas de plástico llenas de botellas y alegría. Empezaba la fiesta, pero mi destino era otro. Llegué al barrio de Laviada y con ello a la calle Comercio, donde de lejos vi que no se podía entrar al Centro de día y tendría que esperar “en la calle”. Llegué, saludé a los presentes y piqué al timbre. Salió el Vigilante de Seguridad y me apuntó. Al cuarto de hora pude entrar en Café y Calor y como no había ningún conocido, me senté a volver a leer el periódico. Fui a mear al baño y estaban relucientemente limpios, vacíos y en silencio. Después me comí unas galletas maría y varios cafetillos de maquina expendedora y me fui.


  • 1-04-10 Permanece el Centro cerrado al público, desde las 16:05 hasta las 18:50, debido a que el cupo de personas se encontraba completo y teniendo que esperar para poder entrar gran cantidad de gente. Fdo. Luis

1-4-10p


Me fui hasta el parque de Isabel la Católica y llegué cansado al coche a las 21:00. Me tumbé e intenté dormir sin haber cenado.


Anuncios

<Viernes, 2 de abril 2010

VIERNES SANTO

Esta tarde, hemos estado Saturnino, Aquilino y yo sentados en el parque de Moreda. Teníamos tanta hambre que pasando la tarde charlando, nos hemos ido comiendo la bolsa verde, cambiándonos y regalando lo que no nos gustaba. La forma de tomarse la Caridad de Aquilino como forma de vida, no me gusta, pero no puedo negar que es uno de los que mejor conoce esto. A Saturnino se le ve mas sonriente, mas seguro, mas vivo, desde que anda con Aquilino, que se lo lleva a su terreno. Aquilino está mas serio, mas formal, mas persona, desde que anda con Saturnino, que se lo lleva a su terreno. Convencido que Saturnino se equivoca cambiando su forma de vida que cambiara su ser, cada cual que se las apañé lo mejor que pueda.

Intentando oír hablar a Aquilino de su forma de vida, fui aprendiendo cosas nuevas, sorprendentes, absurdas, ridículas, exageradas, increíbles y de risa. Estos que llevan años en el carril, se crecen cuando hablan de su forma de vida y me doy cuenta de que es por la dureza que se sufré, debido a las circunstancias en que nos dejan las Instituciones de Caridad. Es gracioso, pero es así. Con lo moñas que es Aquilino, no me extraña que la palabra que más ha utilizado es “expulsado”. Con resignación, como si no hubiera hecho nada, como si fuera inocente. Aquilino es un buen tipo, es una pena que no quiera salir de aquí y que Saturnino vaya de cabeza allá. No solo me ha explicado, si no que me ha realizado un programa especificado a mis gustos.

Hasta que llegue el Juicio, tengo pensado quedarme en Asturias. Ahora, no se que va a pasar después de que no me hayan renovado en ninguno de los tres Albergues. Cuando llegué a Avilés, nunca había conocido a nadie que hubiese ido por las Cocinas Económicas y no sabia de que iba esto de los Servicios Sociales. Todo lo que sabía era por la televisión y en casos excepcionales, que cuando salían por la televisión, los Servicios Sociales solucionaban la papeleta. Siempre después de salir por la televisión, ahora que lo pienso por que no la habían solucionado antes. Yo, de televisión no quiero saber nada, me moriría de la vergüenza contándolo y no sé ni que tendría que contar. De tener que elegir una ciudad, mi elección siempre fue Gijón, pero la expulsión me ha hundido. Avilés esta Luisi, Oviedo no la quiero y en otro sitio no puede ser.

imageygyjvkljyvbkjs

Según Aquilino me ha ido comentado, en Gijón hay hasta siete Instituciones para ayudarme. Pensarlo me da la risa. ¿Que vamos a hacer?

  • Albergue Covadonga (Albergue de Transeúntes)
  • Cocina Económica (Comedor Social y Albergue Nocturno)
  • Centro Municipal Encuentro y Acogida, CMEA, CEA, Café y Calor (Centro de Día)
  • Oficina de Información al Transeúnte, O.I.T (Administración de Trabajo Social)
  • Cáritas, (Obra Social de la Iglesia)
  • Centro de Día Milsoles (Centro de Día)
  • Centro Capuchinos (Centro de Tardes)
  • Mar de Niebla (Trabajo Social en la calle).

Por la noche, solo en el coche, he estado reflexionando sobre lo que hemos hablado y la verdad es que aunque me tratan con educación, veo que no me están ayudando. La ayuda hasta ahora fue dejarme dormir en una cama, acceso a un baño y darme de comer, sin entrar a valorar si ellos estarían dispuestos a aceptar lo que me dieron, o en otras circunstancias indignarse del servicio. En la “desayuda”, decir que en Avilés no me enteré o no me explicaron, en Oviedo he sido repudiado y obligado a volver para hablar con mi Trabajadora Social de la U.T.S. Cristo-Buenavista y en Gijón, se ha puesto en peligro mi vida y me han humillado. Ahora, aquí, hay que aguantar, por que de elegir, elijo sin duda Gijón y en Gijón, esto es lo que hay hasta que consiga un trabajo.


El Albergue

Ahora que intento que se me pase la rabia de mi expulsión, estoy oyendo la mala impresión que hay de este Albergue Municipal y el extraño agradecimiento que te generan cuando eres “interno”. No voy a volver a ir más, prefiero dormir en el coche y arreglármelas en los otros sitios.

La Cocina

La Cocina Económica es lo mas marginal que he visto en mi vida. Dos veces al día nos reunimos en un punto concreto de la ciudad, a todos aquellos que nos encontramos con el agua al cuello, para que comamos y cenemos todos juntos. Agradezco mucho la labor que hacen, pero no me gusta nada.

Albergue Nocturno

Haber dormido en el coche y el querer quedarme en Gijón, hace que sea obligatorio portarme bien en la Cocina para que otro Equipo Profesional, me valore como me quieran valorar. Es muy importante conseguir algún tipo de informe positivo. Desearía que la Oficina no tuviese nada que ver en la renovaciones. Espero aprender rápido y no tener problemas con nadie.

Café y Calor

El Centro de Día me esta sirviendo mucho para mitigar que estoy durmiendo en el coche, pero. Pero me empieza a parecer mal el trato que dispensan y que espero no me apliquen a mi. Con lo visto, antes o después me lo aplicaran y espero tener mas paciencia que cuando me vacilaban los encargados de PYMES.

La Oficina

La Oficina de Información al Transeúnte no me gusta nada. Ni donde está, ni como es, pero es el lugar donde tendré que pasarme todos los miércoles, a recoger el Vale para poder ir a comer a la Cocina. En ciertos momentos del día hay mucha gente esperando a ser atendido. Te pagan los medicamentos y puedes hacer llamadas.

Cáritas

Todos hemos oído y conocemos a Cáritas, pero ahora que tengo que recurrir a ellos, resulta que la ayuda está basada exclusivamente en la Parroquia donde estés Empadronamiento. Se encuentran en la calle Alvaro de Albornoz nº19, Bajo.

Milsoles

Todos dicen “que arriba solo para lo peor de cada casa”, con 20 menús de catering al mediodía y los mismos servicios que Café y Calor. Abre a las 9:30, cierra por las tardes, los fines de semana y por tanto, no me es necesario. Ademas, me queda lejos caminando, a media hora y otra media para volver. Se encuentran en la Calle Quevedo nº 27, Bajo.

Capuchinos

Es un Centro que abre solo por la tarde, menos el domingo. Está dentro de un anexo a la Iglesia de los Capuchinos y a lo mejor está el Monje de Avilés. Tienen televisión. Al igual que Milsoles, no me es necesario. Los Franciscanos son la Orden religiosa de la película de Sean Connery, En el Nombre de la Rosa (1.986). Se encuentran en la calle Luciano Castañón nº 1-3.

Mar de Niebla

Son unas voluntarias jóvenes, “muy guapas”, que van por la calle asesorando a las personas que duermen en la calle y les acompañan a hacer tramites. Tengo que intentar conocer a Laura y a Paloma que son dos de las Trabajadoras Sociales. Te ayudan en la búsqueda de empleo. Me supongo que tendrán alguna Oficina donde recibirán.

ong´s maps


Con un boli y un papel, he hecho un horario, para ver si así me queda mas claro. Un horario para esta Semana Santa, “en la próxima no se sabe si los cambiaran”. La conclusión a la que llego, supongo que será la misma que llegaría cualquiera en mi misma situación, al ver esto. Haz doble clic en HORARIOS.

HORARIOS


  • 2-04-10 Permanece el centro cerrado al público desde las 16:10 h. hasta las 17:50 h. debido a que el cupo de personas se encuentra completo. Fdo. Luis


<Sábado, 3 de abril 2010

SÁBADO DE PASCUA

La denuncia de mi madre me dejará un dolor en el alma imposible de curar, ni después de que ella se muera, pero la Expulsión del Albergue me causará secuelas que me son imposibles de poder prever, ni tan siquiera imaginar. Yo no soy una persona rencorosa que no perdone lo que me hagan, ni que no sea capaz de olvidar, pero si suelo ser consciente de las consecuencias que arrastraré por lo que me hacen, que en este caso, es condenarme a la indigencia de manera indefinida. En estos dos días que llevo tirado dentro del coche, he estado pensando incansablemente en esto, ¿que voy a hacer ahora que mi madre me ha denunciado? y ¿que voy a hacer ahora que en los Albergues no me quieren?

En lo referente a mi madre, siempre ha presumido de no ser inteligente y no tengo la más mínima duda, que solamente a ella no se le ocurrió llamar a la Policía. Mi madre me ha denunciado, consiguiendo una Orden de Alejamiento que es clara y la considero una Bendición, que me permite terminar definitivamente la relación que mantenía con ella, sin que ella me pueda reprochar nada. Aún así, mi madre estará esperando a que la llame y ahora sé que se lo contaría a la Celestina, quien lo gestionaría. Debo de desequilibrar su ventaja y no hacer lo que pueda ser que se imaginen que haré. No tengo dudas que mi madre y la Celestina me llegaron a conocer mejor de lo que yo me conozco. Después de beneficiarme de que a la Celestina no le funcione su cabeza tan bien como antes, si la Celestina fue quien me calumnió cuando yo tenía 16 años, habrá vuelto a disfrutar y se sentirá como una colaboradora de “Sálvame” por el barrio, la Iglesia y el Bar de mis primos. Con lo que le gusta hablar a la Celestina, tendrá para hablar hasta unos meses después del Juicio, siempre y cuando, no les lleguen noticias mías. Si mi madre es como pienso ahora que es, ¿quien mejor que sea la Celestina quien se haga cargo de su amiga moribunda desde hace 33 años? Que mejor venganza puedo pensar que una solvente el carácter de la otra y que la otra se atenga al criterio de su amiga. Quien mejor que la Celestina para que se haga cargo de su amiga y a mi ahora, ninguna de las dos me pueden reprochar nada, dentro que paradojicamente nunca me han reprochado nada.

En lo referente a los Albergues, ha sido un completo desastre y todavía no entiendo como no he conseguido que me hicieran seguimiento en ninguno de los tres. Mañana día 4, habrá pasado un mes desde que salí y ya podría volver al Albergue de Avilés, donde no esperaría que su Directora me diera más de 3 días de cama, poniéndome “en la calle” el día 7, que podría también regresar al Albergue de Oviedo, donde el inconveniente es que si hace exactamente un mes no me valoraron positivamente teniendo una entrevista de trabajo, no creo que mi perfil, mi actitud o mi cara, hayan cambiado y con ello cámbiese el criterio que me aplicaron. En realidad mi situación ha cambiado y ha sido a peor, si algún día volviese, puede que en sus ordenadores les salga mi expulsión del Albergue Covadonga y entonces sería tratado como un usuario conflictivo, entre personas conflictivas, algo que solo de pensar en esta posibilidad, me resulta rocambolesco. Creo que es coherente no gastar gasolina en volver a Avilés, donde no tengo pensado aguantar la tontería que le vi y que me contaron de Luisi, ni siquiera a Oviedo, donde se suponía que tenían la obligación de ayudarme, siendo la ciudad donde estoy empadronado, donde nací y de donde soy.

Ahora solo me queda la esperanza del Albergue nocturno de la Cocina Económica, después de que en la Oficina de información al Transeúnte me dijesen que “la próxima vez que tenga derecho a Albergue, iré a su Albergue de la Cocina Económica por que en el Albergue Covadonga ya no me quieren”. Me han dicho que “en la Cocina Económica no tienen en cuenta las expulsiones del Albergue Covadonga”, que “los hay que han sido expulsados del Albergue Covadonga y luego triunfaron en el Albergue nocturno”. Tampoco hay seguimientos, se trata solo de un Albergue nocturno donde lo abren antes de la cena y a las 8:00 bajas al comedor a desayunar. Cuando terminas de desayunar te tienes que ir “a la calle”, quedando cerrado hasta la próxima cena. Allí los Porteros Pepón y cuando Pepón descansa, Javi, que los dos fueron alcohólicos, duermen en una de las habitaciones y solo salen si hubiera problemas. Después de que no me renovasen en los Albergues de Avilés, ni de Oviedo y que me expulsasen del Albergue Covadonga, me he quedado agotado, decepcionado, por no decir humillado por todos ellos. Todo este mes ha sido decepcionante, de cualquiera forma que lo mire.


  • 3-4-10 PERMANECE EL CENTRO CERRADO AL PÚBLICO POR ESTAR COMPLETO EL CUPO DE USUARIOS DE 16:10 HASTA 18:50, CON EL CONTINUO SALIR Y ENTRAR DE LOS USUARIOS NO LLEGA NUNCA A AGLOMERARSE UN NÚMERO ALTO DE GENTE ESPERANDO EN LA PUERTA FDO. Paco


<Domingo, 4 de abril 2010

DOMINGO DE RESURRECIÓN

Son las 6:00 AM y estoy tumbado en el coche, mirando el techo. Mañana, por fin, acaban las fiestas y con ello vuelve todo a la normalidad. Mañana empezara mi batalla para normalizar la vida. Mañana, todavía no sé por donde voy a empezar. Mañana todo será nuevo. Cuando mi madre me denunció, vi clara la oportunidad, oportunidad que siempre creí que llegaría el famoso día que se muriese. Cuando me esposaron, vi el Ω y el Α, el omega y el alfa, el fin y el principio de las cosas. Cuando me liberaron, me sentí como un caballo que había estado toda la vida encarcelado dentro de una cuadra y ahora tiene todo el prado para correr. Jamás lo había imaginado así y desde entonces, el análisis es desbastador. Llevo un mes “en la calle”. Mi primer mes “en el carril” como dicen estos y ya me he recorrido los tres Albergues Municipales que tiene mi Región, y en los tres, me han vuelto a poner “de patitas en la calle”. En teoría, podría volver al Albergue de Avilés, ya ha pasado el mes que hay que esperar entre que salí y quiera volver a entrar, pero ¿para qué? El mes pasado estuve y me dejaron marchar. Poco ha cambiado mi situación personal desde entonces y todo para mal. Anímicamente estoy agotado después de conocer a Dani, administrativamente, estoy fuera después de la expulsión, sin tener en cuenta judicialmente que todavía no me ha llegado, que policialmente siempre me recordarán su último regalo. Si en Avilés no me ayudaron entonces, no me van a ayudar si les regreso al mes. Además, aun me queda por conocer el Albergue Nocturno de la Cocina Económica. Mi última esperanza social en este laberinto.

railes

Son las 7:00 AM y sigo tumbado en el coche, mirando el techo. Mañana es lunes y esperando que llegase el lunes, no sé por dónde empezar el lunes, no sé que voy a hacer el lunes, ahora que estoy durmiendo en el coche. Las limitaciones van mas allá.

Se acabó lo de hacer barquitos en el desayuno. Acceder a bañarme estará limitado por el Horario de Café y Calor, que abre a las 10:00 por la mañana y a las 16:00 por la tarde. El sistema para lavar la ropa parece ideal. Les entregas la ropa y en dos horas, las tienes limpia y seca. Eso si, hay que estar allí antes que abran para coger turno, entre los que esperen también, con el cupo de 6 personas por la mañana y 9 por la tarde. El desayuno serán cafetillos de máquina expendedora y galletas maría, a partir de las 10:00.

Acceder a comer estará limitado por el horario de la Cocina Económica. La comida será sobre las 13:00 y la cena será sobre las 21:00. He preguntado sobre otras posibilidades y salvo que lleve un Justificante tengo que cumplir los Horarios. Esto me va a dificultar mucho buscar trabajo al mediodía, salvo que no vaya a comer. Los fines de semana y otros festivos, no me importará no cenar.

Sobre el Centro de Día Milsoles, poco que decir, aunque den el mismo servicio que Café y Calor no tengo la mas mínima intención de subir a conocerlos, después que me hayan dicho que solo paran yonkis. Abre a las 9:30, pero cierra por las tardes. Dan 20 comidas de Catering, a los primeros que se apuntan en la lista diaria que ponen. La ropa sucia, la dejas al Trabajador Social de la Lavandería y a los tres días, te la devuelven limpia.

Y por último, el Centro de Día de Capuchinos, que abren solo por la tarde y no tiene ni duchas, ni lavadoras. Bueno, mañana conoceré la rutina que me espera.

Son las 8:00 AM y sigo tumbado en el coche, mirando el techo. He estado pensando los motivos por los que me veo en la calle y solo puedo ver que es otra injusticia, una penitencia por la cara aprovechando las fechas. Dicho así, ya parece victimismo. He pensado ir mañana al Ayuntamiento de Gijón y quejarme por mi expulsión del Albergue Municipal, pero ¿para qué? ¿Qué les voy a decir a los Funcionarios cuando salga el motivo real por el que estoy “en la calle”? ¿Decirles qué? Si posiblemente ellos tengan madres, hermanos, abuelos, toda una vida llena de recuerdos y nunca sentirán mi dolor, de una vida con mi madre. ¿Mentirles? ¿Cuanto tiempo duraría mi mentira? En principio, podría intentarlo si quien me hubiera denunciado fuese una novia, pero una madre, es imposible hacerme comprender, o al menos yo soy incapaz. Intentándolo, podría convencer a uno, pero después, a quien me entendiese, ¿que podría esperar que hiciese? Si soy un desgraciado que por no tener, no tengo ni conocidos. Si quien me ayudase fuese un Funcionario con la vida resuelta, ¿como se lo podría pagar? Si yo solo soy un desgraciado que solo tiene la sepultura de mi padre para caerme muerto, ¿regalársela? ¿Le ofrezco quitar a mi padre, a mi tía abuela materna, a mi hermanastro y a su madre? A quien me ayudase, solo podría esperar ser considerado de alguna forma mi cómplice y esto, nunca lo he querido compartir con nadie. Que panorama, mejor no pensar mas en que soy un desgraciadito. Me voy a volver loco.Todo parte de empezar de nuevo, eso si, sin la “denunciante”, y eso, en principio, y en el fondo, no es poco.

Son las 9:00 AM y sigo tumbado en el coche, mirando el techo. También está, que si consiguiese quejarme, tampoco podría esperar que fusilasen a las Monjas por haber cometido un error conmigo y conseguirlo, solo lo podría hacer desde el rencor y una vez que lo activase, con el mejor ejemplo de mi madre, nunca hemos sido capaces de parar, aunque supiésemos que podemos perderlo todo. Teniendo en cuenta la animadversión que siempre han tenido la extrema-izquierda por las Monjas, ¿como un individuo solo podría conseguir lo que todo el Partido Comunista ha intentado y no han conseguido desde la Transición española? Cuando Gervasio me comentó que no hacia ni quince días, que había salido la noticia de Una indigente apuñala en el cuello a una monja del Albergue Covadonga/el comercio/15-02-2010 y sentí el sacrifico que estas mujeres tienen con nosotros de manera altruista. ¿Como evitar la comparación, entre ser un desagradecido a las Monjas y haber pegado a mi madre? Y con todas las contestaciones que surgiesen, si cabe saldrían más argumentos en defensa de la labor de las Monjas. Es una perdida de tiempo. Aunque, lo de ser un maltratador he sido liberado, totalmente liberado cada vez que lo pienso. Nunca más, amiga, nunca más. Aunque mi expulsión empeore las cosas, es lo menos grave de estas semanas. También es verdad que nunca más iré al Albergue Covadonga. Lo juro. Nunca más. Si a ellas no les gusta que les pasen un cuchillo por el cuello, conmigo que no cuenten, que yo no soy tan altruista.


  • 4-4-10 PERMANECE EL CENTRO CERRADO, POR ESTAR COMPLETO LA CAPACIDAD DEL MISMO, DESDE LAS 16:18 HASTA LAS 17:10. FDO. PACO
  • 04-04-10 Se expulsa un día, hasta el martes 6 no puede entrar. Es un hombre de unos cuarenta y pico, que no suele venir mucho al Centro y que siempre que se le llama la atención, se enfada y levanta más la voz, tiene acento gallego. Fdo. Emilia

4-4-10p


Y después me fui a esperar con los demás “en la calle” a que abriesen el Centro De Día.


 

<Lunes, 5 abril 2010

 BENDITO LUNES

Después de toda la Semana Santa, hoy ha llegado el ansiado lunes y a pesar de la expectación que le había puesto al día de hoy, cuando me he despertado algo raro me pasaba. Esta mañana me he levantado totalmente agotado, sin ganas de hacer nada, terriblemente solo y sin moral para solucionar ningún tipo de problema. Las circunstancias que sufrí la semana pasada, donde el único aliciente que tuve fue que llegará el día de hoy, han dado su fruto y no me apetece ir a buscar trabajo por que me encuentro totalmente agobiado. Con la misma incredulidad que alguien que conociese mi situación actual y leyera esto, he intentado convencerme a mi mismo para levantarme y hacer algo para buscar trabajo, pero he tenido varias justificaciones. La primera es que debía bañarme. La segunda, que debía lavar la ropa. La tercera, que tenía demasiada hambre. Hoy me desperté de tan mal humor, que necesitaba pedirle permiso a una pierna para mover la otra, después de cuatro días sin poder entrar en las duchas, lavar la ropa y comer la bolsa verde.

wallpaper2655929

Sobre ducharme, en Canarias pasé muchos días en tiendas de campaña practicando mi deporte favorito, la escalada, pero en cualquiera de las siete islas, no hay más de media hora desde cualquier pared al mar, donde te puedes dar un chapuzón en cualquier mes del año. No recuerdo haber estado en mi vida cinco días sin poder ducharme.

Sobre la segunda, el hecho de no tener apenas ropa, sumado a estar todo el día “en la calle” y haber pasado estas cinco noches durmiendo en el coche, solo puedo confirmar que no me quedaba nada de ropa limpia.

Sobre el hambre, que puedo decir, si recién despertado mi desayuno habitual era una ensaladera con más de medio litro de leche, cola cao, azúcar y cereales a tope. En vez de esto, estos cinco días me he estado despertando sobre las 7:30, saliendo del coche con el estomago bien cerrado a las 9:45, se me han hecho eternas las colas para retirar cafetillos de la máquina expendedora. Los vasos son pequeñísimos, las galletas “maría” las tengo que masticar y hacer de bol la boca. Se puede decir que hasta las 11:00 no terminaba de saciarme de sacar cafés y después, se come sobre las 13:00 en la Cocina Económica.

Si el jueves me merendé la bolsa verde, lógico es que pasase hambre por la noche, que no me ayudó mucho tener que esperar al día siguiente a que abriese el Centro de día a las 10:00. La noche del viernes fue peor. El sábado por la noche fui a dar un paseo para que me fuera mas fácil dormir con el estomago vacío y al pasar por las escaleras de la Casa Sindical, donde duermen algunos de los que están por la plaza del Humedal, “el Portu”, un angolano de 40 años que conocí en Café y Calor, me llamó y me invitó a cenar lo que tenía, que sirvió para que pudiera dormir bien esa noche. Como para decirle que “no” a dos pollos de asador con papas, que una vecina les acababa de regalar. Digo que “les”, por que el “Portu” me presentó a Julio al que llaman el “Papi” y al “Lelo”, dos indigentes de 60 años, naturales de Mieres, que parecen sacados de una de esas película del Bronx de los años 80, donde para calentarse hacían fuego en un bidón. El domingo me volví a pasar por la Casa Sindical, como si tuviera la rutina de pasarme por allí y Julio todavía me regaló parte de su bolsa verde, a la que me ha declarado su odio.

Aunque yo jamas me hubiera atrevido a pedirle a Julio su comida, una cosa es cierta, sabia que estaba pasando hambre, no solo por que se lo dije yo para agradecérselo, sino por que lo vi reflejado en sus ojos, igual que el día que no conseguí cama en el Albergue de Avilés, “por no haber madrugao más”. En un momento que nos miramos a los ojos, su mirada fue una de las más tiernas que he visto en mi vida. La mirada paternal de un minero, que parecía que el agradecido era él por haberme dado su comida. Una mirada de un asturiano que consiguió vencer la sincera hambre de otro asturiano. Hablando sobre la comida, Julio sentenció la comida de la Cocina Económica diciéndome algo curioso, pero cierto. Su menú no tiene mucho que envidiar a un menú obrero de cualquier Bar, pero con la gran diferencia que a las dos horas vuelves a tener hambre. En este puente, después de comer un plato de potaje de verdura, pescado guisado con lechuga y un yogur de sabores, quedaba saciado, pero incomprensiblemente a las dos horas me volvía a entrar hambre y así es que terminé comiéndome la bolsa verde antes de las 17:00.

La bolsa verde es igual para todos; un bocadillo envuelto en celofán, con poco fiambre y del más barato, una lata de conserva, una cucharilla de plástico, un trozo de pan también envuelto en celofán, una pieza de fruta y una servilleta mini. La bolsa verde fue igual los cuatro días, solo cambió el tipo de fiambre, la diversidad marina de la lata y distinta fruta, aunque el domingo no hubo fruta y nos dieron también envueltas en celofán, un tercio de un tubo de galletas.

El mayor inconveniente de todos, es que hicieron las bolsas verdes el miércoles y las metieron en la nevera para que se conservasen. El jueves estuvo bien, pero al dejar el fiambre dentro del pan, según iban pasando los días en el interior de la nevera, el pan se convirtió en un chicle difícil de masticar, no pudiendo omitir el sabor de plástico que le deja a la comida el celofán. Por quejarme, me quejaría hasta del nudo con el que cerraron las bolsas, que es tan difícil de desatar que acabas antes rompiendola. Nunca había visto semejante nudo.

El día de hoy se resumen en; a las 10:30 me bañé, a las 11:30 dejé de desayunar y a las 12:15 recogí la ropa limpia. Fui a comer a la Cocina a las 13:00. Me fui a dormir la siesta, pero lo que comí no me sació el hambre que llevaba, que tuve que esperar a las 21:00 para ir a cenar. Si el jueves fue una sorpresa el sistema articulado para ayudar a las personas sin recursos, este lunes me ha sorprendido amargamente mi propio estado anímico. No tengo fuerzas. No tengo fuerzas ni para tirar un pedo. Que gracioso me resulta acordarme de todas las veces que he pensado que soy un desgraciado y que las circunstancias vuelven a obligarme a repetírmelo.

No tengo dudas que debo tener cierta responsabilidad en no haber renovado en los Albergues, pero no consigo encontrarme culpa, ni tampoco encuentro la forma correcta de como debía de haber hecho las cosas para no haber acabado así. Lo que si se es como haría yo las cosas. A la Hermana Sole la ponía yo a aguantar por las tardes a Dani y a la Trabajadora Social Mónica la ponía a dormir con él, que a lo mejor surgía el amor entre ellos, ¿quien mejor que una Trabajadora Social para tener un novio con síndrome de abstinencia a la heroína?

ladamayelvagabundo


  • 5/04/10 En la revisión de hoy, Antonio Bernardo nos entrega la notificación de la expulsión de Victor (expulsado 24/03/10), que está expulsado definitivamente hasta el día 9 de mayo. Se le entrega la carta al vigilante de seguridad para que se la de al usuario si viene por aquí. Fdo. Silvia

5-4-10p1


<Martes, 6 de abril 2010

VACACIONES

Esta noche, en el coche, he estado pesando si hoy me apetecería pasarme por las empresas a dejar Curriculums, sin gasolina para poder ir a los polígonos industriales, sin un bonobús urbano para poder desplazarme, sin saldo en el teléfono, sin tener nada de dinero. Sin que en los periódicos publicarán ninguna oferta laboral esta semana, sin posibilidades reales de contratación a corto plazo, sin ninguna gana. Mi desánimo se ha convertido en pesimismo.

Hasta la semana pasada he estado en los Albergues, que no dejaba de ser una pensión completa, pero ahora no dejó de ser otro transeúnte más, sin experiencia en ello y sin conocer en que me pueden ayudar las ONG´s. ¿Y cuantas cosas me quedarán por descubrir? Lo de ayer me ha hecho meditar seriamente las prioridades. Buscar trabajo como respuesta a la agresión de mi expulsión estaba bien, pero ¿quien iba a poder imaginarse que estaría en un Centro de día con duchas y lavadoras y no podría ducharme, ni lavar la ropa? ¿Quien podría haberse imaginado que la Cocina Económica no prepararían cenas los fines de semana y festivos?

Dos más dos, son cuatro, y con esta ecuación mi prioridad no es encontrar trabajo, ya que por ejemplo, si tengo que estar como muy tarde a las 13:30 en la calle Mieres, ¿a que hora tengo que levantarme para poder dejar Curriculums? Las empresas que me pueden contratar en el radio que a las 10:30 salga de la calle donde está Café y Calor, desayunado y esté en la calle Mieres para comer a las 13:30, son muy limitadas. En estos quince días albergado dejando Curriculums, por mi interés, por “aparentar”, ya he hecho todas las que se me podían imaginar dentro de este radio, contando con que salía desayunado y limpio a las 9:00. Ademas, después de las vacaciones de Semana Santa, no son buenas fechas para encontrar trabajo, es más bien tiempo de que despidan a los contratados por hubo por exceso de trabajo.

gijonmap

Entre lo que aguanté a Dani y estos cuatro días, he decidido que lo mejor, ahora que estoy seguro de querer asentarme en la ciudad de Gijón, es ver en que me pueden ayudar las ONG´s y aprovecharlo para conseguir un trabajo, o una de esas ayudas sociales, o una casa, o lo que sea que pueda ayudarme. Como ya he comprobado que las ONG´s tienen Horario de Oficina y yo ahora tengo tiempo para ir conociendo sus dinámicas, he decidido tomarme un mes de vacaciones. Un mes para descubrir todo en lo que me pueden ayudar los Trabajadores Sociales que hay en esta ciudad.

Después de llegar a esta conclusión, he pensado que aun no he tenido tiempo en meditar en todo lo que me ha pasado desde mi regreso, ni mucho menos en que mi madre me haya denunciado o meditar en que ha podido estar implicada y nunca me imaginé. Con todo ello, he decidido tomarme un mes de vacaciones tal, que no pienso buscar trabajo hasta mayo, salvo que me lo vengan a traer al coche.

En estas vacaciones he decido adaptarme a Café y Calor, que he dejado de considerarlo como un Centro de Ocio y ahora es donde me asistirán en varias de mis necesidades más básicas. Ayer estaba tan desorientado y no sabia como funciona el servicio para ducharme, afeitarme y lavar la ropa, que estuve viendo como es que lavamos la ropa, pero me di mi primera ducha y me afeité, que hoy he puesto mi primera lavadora. Para cada cosa hay Normas y me las han ido enseñado sobre la marcha, aunque he tenido la oportunidad de leerlas, ya que están colocadas en el cristal de la puerta de entrada a la Lavandería. Para cualquiera de estos tres Servicios que realizan, primero tiene que pedir que te apunté en la lista la Trabajadora Social. Cada día ellos van rotando en la Lavandería, ayer estaba Alejandra y hoy estaba Silvia.

Para ducharme, Alejandra me apuntó en la lista y me dijo que “ya me avisaría”. Estuve en la Sala de Lecturas esperando, hasta que me llamó y me mandó que la acompañase a la Lavandería, donde me dio unas chanclas y una toalla. Hay tres duchas, las tres son iguales y entré en la que estaba vacía. Cada ducha tiene su puerta y detrás de la puerta hay una antesala de un metro cuadrado y a continuación, otro metro cuadrado donde está puesto un plato de ducha corriente, sin cortina, ni mampara, con un grifo común con teléfono. Las antesalas de las duchas tienen un perchero en la pared y en el suelo tienen una rejilla de jardinería, por el que por debajo discurre el agua que sale del plato de las duchas hacia una canaleta en común, que Alejandra me informó “que estaba atascada, que el suelo resbalaba y que tuviera cuidado de no caerme”. Cerré la puerta, me desnudé y abrí el grifo. Estuve esperando a que saliera el agua caliente, que como tardaba mucho en salir, avisé a Alejandra para comunicárselo. Alejandra me tranquilizó diciéndome, “que el agua caliente solo dura para los tres primeros que se bañan y después, las calderas eléctricas no tiene tiempo para calentar el agua por la cantidad de personas que nos duchamos”. Menos mal que no vio mi cara tras la puerta, por que su explicación me dejó boquiabierto. A mi que no me gusta ní en verano, ducharme con agua fría, tardé poco duchándome y me vestí rápido.

Cuando salí, Alejandra me explicó mejor lo de las calderas eléctricas y me contó que “el Ayuntamiento no pensaba mejorarlas, por que el Centro de día se trasladará al nuevo Albergue cuando lo abran”, del que tuve oportunidad de leer la noticia que hablaba de él y me confirmó que faltaban 9 meses para ello, “si no hay retrasos”. Pensar que voy a estar “en la calle”, justo el tiempo que van a estar los transeúntes bañándose en este Centro de día sin agua caliente, me hizo gracia y me confirma que soy un desgraciado con mala suerte. Como no se puede hacer nada contra el Ayuntamiento, que es el titular del Centro de día, que no sea un Contencioso Administrativo en el cual la propia Administración Publica juega con los tiempos, y en este caso, creo que son ellos más competentes que los propios Juzgados para decidir como se reparten los Presupuestos anuales, me indignó que los impuestos que he estado pagado para el Estado de Bienestar, no sirviesen para que en los 10 años que este Centro lleva abierto, hayan solucionado este problema al Colectivo en Riesgo de Exclusión de Gijón.

Después de estar más de media hora hablando sobre todo esto, le pedí a Alejandra “que me apuntase para afeitarme” y como uno de los dos lavabos estaba vacío, me dio una cuchilla desechable, una toalla pequeña y en un vaso limpio de la máquina expendedora, empezó a verter la espuma de afeitar. Me extrañó lo del vaso y ella al presentir mis dudas, me aseguró que “si dejaban el spray de afeitarse en el lavabo, lo robaban”. Mientras me disponía a empezar a afeitarme, medio obnubilado por las tristes duchas que hay, esperaba a que en el lavabo saliese el agua caliente. El usuario que estaba afeitándose al lado mio y había estado oyendo mi conversación con Alejandra, al darse cuenta de que estaba con el grifo abierto esperando, me dijo “que no había agua caliente en los lavabos”, que le entendí a la primera y le di la razón riéndome después de haberme enterado “de lo de las calderas eléctricas”. Él también se rió y me lo repitió, mientras se agachaba para enseñarme el lavabo por debajo. No lo acabe de comprenderle hasta que me agaché y él finalmente con el dedo hizo el recorrido del grifo del agua caliente de su lavabo hacia abajo, que como un idiota le dije “que no había agua caliente en los lavabos”. Había una tubería azul, pero no hay ninguna roja, ni en mi lavabo, ni en el suyo.

Por último, para lavar la ropa todo empieza cuando abren el Centro de día. Se abre la puerta, se asoma el Vigilante y el Trabajador Social que le toque el Servicio de Lavandería, pregunta en voz alta “¿quienes van a lavar ropa?” y vamos numerandonos. A los tres primeros nos permiten entrar y quedan apuntando a los demás en la lista. Hoy cuando salio Silvia, yo era el primero desde las 7:15 y me permitieron entrar hacia la Lavandería. Esperé a que entrase Silvia a la Lavandería y le comenté que “necesitaba uno de los chándales que tienen para que los usuarios lavemos la ropa que llevemos puesta” y cuando me lo dió, me fui a la ducha y cuando terminé de cambiarme, salí y metí toda mi ropa en la lavadora. Me informó que “a las 10:30 me avisaría para que yo la cambiase a la secadora y ¿que si quería ducharme?”, a lo que le contesté que “si”. Me dio una toalla y me fui a la ducha que dejaron vacía el segundo y el tercero, que no necesitaron cambiarse de ropa para lavar la que tenían puesta. Tuve la oportunidad de bañarme como Dios manda desde que me expulsaron del Albergue y cuando terminé, me fui a desayunar. Al rato, salió Silvia a mandarme “cambiar la ropa a la secadora” y la acompañé a la Lavandería. Cuando la traspasé, me informó que a las 11:30 estaría lista” y volví a asentarme en la Sala de Lectura, a seguir jugando a las cartas con la pandilla, que fueron ellos quienes me habían explicado el funcionamiento para lavar la ropa. A la hora que me dijo Silvia, yo ya estaba en la ducha poniéndome mi ropa limpia y tirando el chándal en el cesto de las toallas sucias, para que la lavase para el siguiente que lo necesitase.

En verdad que me ha parecido un lujo lavar la ropa, en contra de bañarme y afeitarme.


Voz en off – Lo que se denuncia en esta publicación parece increíble, pero más increíble es la violencia que engendraba. La violencia de tener a transeúntes de una ciudad del norte peninsular, sin tener acceso a agua caliente durante todo el año, motivo principal de esta expulsión, donde el usuario llegó al limite y la emprendió con la responsable de Lavandería.


  • 13/8/09 Se expulsa a un usuario conocido como “Fulanito” porque en la ducha al salir el agua fría sale diciendo que está hasta los cojones de mi, del Centro y que nos va a dar una ostia a todos”. Se espera a que se vista y cuando sale (ya casi donde la puerta) comienza a insultarme y amenazarme (“cago tu chocho, te voy a dar de ostias, estoy hasta los cojones que haya siempre agua fría”). El tiempo de expulsión es de 6 días. Puede entrar el Miércoles 19 de agosto. Fdo Silvia


  • 6-04-10 Permanece el Centro cerrado al público, desde las 17:30 h. hasta las 18:15 h., debido a que el cupo de personas se encuentra completo. Fdo. Luis


<Miércoles, 7 de abril 2010

MI PRIMER VALE

Me encuentro tan despreocupado y tan estresado, que hoy se me ha olvidado ir a por el Vale semanal de la Cocina Económica. Al mediodía, Pepón me ha recordado que “el plazo expiraba hoy y que debía pasar por la Oficina de Información al Transeúnte a renovarlo”. Le he explicado a Pepón lo extrañamente cruel que fue la Trabajadora Social Mónica conmigo, desahogándome y esperando una solución y solo he conseguido que Pepón me sonriese. Lo que yo le estaba planteando, aunque solo pretendía de algún modo justificar mi olvido, seria que él se enfrentase a un Universitario y es entendible su lógica sonrisa siendo un Portero. Su sonrisa me ha recordado que él también fue un usuario como lo soy yo ahora, que consiguió que le valoraran sus condiciones humanas, recompensándole haciéndole Portero. En las escaleras, viendo a Pepón preguntado los números según avanzaba la cola para entrar, me he estado mentalizando de tener que humillarme demostrando mi necesidad y mi obligación de solicitar ayuda a quienes me han repudiado. Si en el Albergue de Avilés no me atreví a pedir una manta por miedo a que me la negasen, ahora me voy a tener que rebajar a sabiendas, de que como a todos, me darán el Vale. Me va a resultar duro, pero la vida es así.

f193

Tras almorzar, fui pasando las horas mentalizándome en tener que pasarme por la Oficina y lo único que tenia claro era entrar cuando no pasase nadie por la avenida. Hoy conocí la acción de “deambular sin rumbo” y debo añadir que implícitamente hay que añadir la palabra “tristeza”. No una tristeza de ir llorando por las paredes, sino una tristeza leve pero verídica. No se puede decir que me estuviera mentalizando, solo caminaba sin ningún pensamiento en la cabeza, incrustado solo con la mera idea de tener que entrar. Serian las 19:00 cuando me encaminé apresurado a buscarlo para no quedarme sin cenar. Procuré que nadie me viese entrar y ser lo más discreto. Creo que de lo descarado que fui disimulando, hice que fuera evidente que soy un transeúnte.

Al entrar esta tarde, estaba la Trabajadora Social Elena, que estaba enterada de mi expulsión y justifiqué mi comportamiento, algo que pese a lo preparado que lo tenia por si recapacitaban su decisión, era más curiosidad que intención de reconsiderarlo, que tras contarle mi experiencia con un drogadicto de mono, recordarle el apuñalamiento de la Monja, mencionarle el motivo expreso de mi expulsión, conseguí que sonriese.

charleschap

Mientras Elena me escribía mis datos personales en el recibo que tenía que entregarle a Pepón, para cambiar la conversación sobre Dani, le saqué el tema de Cáritas, la Institución a la que me dijo que pertenecía cuando llegué de Oviedo, pero matizó sus palabras. Ella está contratada por Cáritas, pero la Oficina pertenece a la Fundación Municipal de Servicios Sociales, a la vez que Mónica la contrató la Fundación Albergue Covadonga y a Laura la contrató la Asociación Gijonesa de la Caridad, nombre administrativo por el que se conoce a la Cocina Económica.

Con semejante esclarecimiento del organigrama corporativo es evidente, que aquí no voy a poder improvisar nada y todo estará marcado por lo que diga el ordenador, incluida mi expulsión. Mientras seguía escribiendo, solo podía pensar en que quizás, ahora si deba temer que me afecte en el Juicio contra mi madre. Si en su día me pareció raro que la Oficina no estuviese en uno de los dos Albergues, esto me confirma por por activa y pasiva, que el Trabajo Social funciona mejor de lo que Ambrosio me quiso hacer creer y que tienen que estar muy bien coordinados.

Entregué el Vale en el puesto de control de la Cocina y me marcaron el cuadrante correspondiente a mis apellidos y a la fecha de caducidad del Vale.


  • 07/04/10 Se expulsa a “Fulanito”, 1 día por increpar a otro usuario tras tropezar con él. Al ser avisado sobre el volumen y actitud no atiende a razón y se le expulsa del Centro. Fdo. Alejandra
  • 07/04/10 Se expulsa a “Fulanito”, 1 día. Por levantar el tono de voz en el Centro, tras ser advertido previamente. Fdo. Xosé